Ciberataques macristas llegarían en breve a la Justicia


Que las redes sociales influyen en la opinión pública no es un novedad, que el macrismo es quien mejor se mueve en ese sentido tampoco. Desde hace varios días, desde Twitter se ha demonizado al conductor televisivo Marcelo Tinelli, convirtiéndolo en tendencia con miles mensajes negativos sobre su persona. Más allá de que tras tantos años de carrera, siempre tuvo adeptos y detractores, jamás soportó semejante ataque, con tanta saña, una verdadera campaña orquestada para destruirlo.

Es más, el ataque contra Tinelli hasta tuvo repercusión judicial, y ahora sale a la luz una presunta evasión impositiva en la que habría incurrido, que en breve, lo llevaría a declarar en tribunales. La Justicia de la era macrista, parece obedecer las señales periodísticas casi con rigor científico, y van por la presa con obediencia canina, al sonar de cache!.

Se supo por estos días que se prepara una denuncia penal en estudios de prestigiosos abogados de Capital Federal para que se investigue el presunto desvío de fondos públicos para solventar los "call center" y los recursos de los cientos de jóvenes  que se dedicarían a replicar hasta el hartazgo en las redes sociales mensajes de adhesión al Gobierno, o de rechazo a quienes son críticos de la gestión de Cambiemos.

Los denominados "troll center" que el animador puso de relieve ante ataques que en catarata recibió tras su parodia sobre el mandatario y las repercusiones del tarifazo, su exacerbación del frío que Macri pregona debe haber en los ambientes y el excesivo abrigo con el que según el presidente hay que permanecer dentro de nuestros hogares, para ahorrar energía, la nueva obsesión presidencial, son muy mal vistos desde el Gobierno, a pesar que Macri lo intenta disimular.

En algún momento, el kirchnerismo intentó devaluar el poder mediático del multimedios que azotaba por sus casi doscientas señales radiales y televisivas el discurso monocromático y no pudo <o no se animó> a avanzar a fondo con la aplicación de la Ley de Medios, sancionada por el Congreso Nacional y recurrida en la Justicia, jamás imaginó siquiera que otro poder, el cibernético, pudiera ser tan creador de tendencia como hoy lo es.

La idea es bastante sencilla, se instala una presa, se la ataca desde distintos perfiles, y se lo destroza. Tal tipo es un boludo, dice Juan, Pedro dice lo mismo, Clara también, María coincide, Lorena comparte, Matías adhiere, Sofía replica, Esteban asiente, Osvaldo opina igual, y más y más, terminas pensando que el tipo debe ser un boludo nomás... lo dice todo el mundo. En realidad se trata de todos personajes falsos, inventados para crear opinión, marcar tendencia, pero cuando abrís la red social, tenes inundada tu pantalla de mensajes y opiniones coincidentes en el mismo sentido y terminás pensando algo similar, so pena de ser un boludo vos de no pensar así.

El dominio de las redes sociales como parte esencial de la comunicación política y la existencia de una posible red de operadores que utilizan perfiles falsos replicados en Twitter para influir en temas de opinión pública y desacreditar rivales, son la nueva tendencia en la política nacional, que tienen como victima hoy a Tinelli, tras sacarse de encima rivales de mayor fuste, como la misma Cristina Fernández y a Aníbal Fernández, contra quienes cuando fue necesario se construyó una demonización mediática, que aún hoy replican, de vez en cuando, para no perder la costumbre.

FUENTE AF




Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta