Luis Rubeo, el último caudillo justicialista de la provincia

Nos encontramos con Luis Rubeo, ex senador de la Nación, ex diputado nacional y actual miembro del Parlamento Latinoamericano, y refrescamos junto a él aquellos años de su militancia política, del Saladillo, del Sindicato de la Carne y nos remontarnos allá lejos, a los tiempos en que lo encontraron como un joven dirigente del peronismo hasta llegar a ser diputado nacional en los 70', conocer y tener trato directo con Perón y ser legislador por más de 20 años.  

Comenzó diciéndonos "Mientras vos comentabas lo que vamos a producir yo hacía que mi mente viajara aceleradamente al encuentro de los recuerdos lejanos, que nunca pierden vigencia, pero que en mi caso tienen que referirse a una etapa donde coincidió la construcción de mi vida personal con lo que fue la construcción de ese genio llamado Juan Domingo Perón y de lo que hoy es el Movimiento Nacional Justicialista". 

"Osea me siento un hijo auténtico del peronismo, creo un ser emergente de lo que luego el peronismo dio en hacer conocer como el ser peronista, el ser peronista fue una figura nueva la que llegaba a reemplazar al ser humano cansado, triste, perseguido y explotado por los  intereses de siempre que responden a las cuestiones más egoístas que el ser humano puede albergar en su ser para convertirlo como comenzó a partir el 4 de junio de 1943, me refiero a Juan Domingo Perón".

"Se hizo cargo de la Secretaría de Trabajo y Previsión desde su prédica y su accionar y con el apoyo del conjunto del pueblo argentino y no con poco esfuerzo porque hubo que luchar, ganar la calle, realizar jornadas de gloriosas huelgas que tenían que ver con procurar reivindicaciones, todas esas luchas y todos esos reclamos eran diseñados por Perón desde la Secretaría de Trabajo y Previsión y además luego rubricados, protocolizados y convertidos en leyes para que asomara la estabilidad laboral".

"Me refiero también a las ocho horas, el trabajo insalubre, las vacaciones, el aguinaldo, todo lo que tenía que ver con lo que aún hoy a pesar de los deterioros constantemente operan para modificar ese cuerpo de legislación laboral tan revolucionario, tan progresista que existe y yo paralelamente desde la más tierna infancia iba acompañando y gozando de los beneficios que significaba esa transformación social, esa transformación cultural, una verdadera revolución moral, como la Juan Domingo Perón,  con el apoyo de quien fuera su compañera de toda la vida hasta la muerte que desgraciadamente se la llevó de manera prematura, me refiero a Eva Perón"

"Pudimos observar lo que fue un cambio dinámico, un salto copérnico extraordinario donde la república de estilo colonial sometida al modelo clásico que el colonialismo le imprime a sus naciones sometidas hacía de Argentina un polo propulsor de riquezas de transformación de su estructura productiva, de dar el salto  de productora de materia prima primaria para que viniera elaborada desde las centrales del mundo en un país que constituía industria liviana, industria pesada, en aquella época llegamos a fabricar aviones, locomotoras, nos dábamos con la pretensión y el esfuerzo de un pueblo inteligente y feliz porque trabajaba haciendo de la jornada laboral una fiesta"

"Era esa una Argentina prodigiosa, una Argentina que era modelo en el mundo y que luego precisamente por esa calidad que iba procurando y que iba logrando con el esfuerzo del pueblo en su conjunto las fuerzas dinámicas de la oligarquía y del imperialismo unidas todas nos derrocaban, nos perseguían y nos hacía ingresar en el túnel del tiempo de la dictadura más despiadada que el pueblo pudo haber conocido a partir del 16 de setiembre de 1955, cuando no solamente se mataba, se encarcelaba, se torturaba, los que podían tomaban el camino del exilio".

"La Argentina se llenaba de tristeza, de dolor; fue una sombra que cubrió el alma y el territorio de las república e hizo que padeciéramos 18 años de proscripción donde las formas más primitivas de sometimiento asomaban porque no se  podía ni pronunciar el nombre del líder y había un artículo, el famoso 4161, que establecía que aquel que pronunciaba la palabra Perón, o Eva Perón, si enarbolaba algún símbolo que fuera de su  pertenencia, eso equivalía a la cárcel y el escarnio. Así que bueno, la cosa fue trascurriendo y ese muchachito se fue convirtiendo en adolescente y de adolescente ingresa a la militancia más dinámica participando con roles protagónicos, porque el destino así lo signaba". 

"Y bueno, ese hecho donde la historia transcurrió fundamentalmente en la provincia de Santa Fe hizo que también la cárcel fuera un lugar donde la hotelería de la fuerza y de la prepotencia estaba al servicio nuestro y la debíamos utilizar constantemente, así que para mi no era una novedad ni la cárcel de encausados de calle Montevideo ni la jefatura de Policía;  una de las comisarías de la ciudad había dejado de encerrar mi cuerpo pero no mi alma…ya que los pensamiento no se encierran".
"Son las riendas que cada ser puede tirar hacia arriba para que Dios las tome y establezca una defensa sobre el individuo que la reclama".

Sabemos que tuvo correspondencia epistolar con el general durante sus años de exilio, le apuntamos y nos respondió "Existe esa correspondencia,  es de público conocimiento, algunos están en libros, permanecen copias de las mismas, en las bibliotecas de la república y además luego cuando me tocó ser legislador una de las leyes que me encontraron como autor fue aquella que establece que se debe recopilar toda vida y obra de Perón escrita, auditiva, filmada, todo lo que tenga que ver con Perón y con la historia del peronismo tiene que ser tomado por el estadio nacional para que todo lo que se pueda editar no se pierda". 

"La responsabilidad del trabajo la tiene la biblioteca del Congreso de la Nación, está realizando una buena tarea para que tanta riqueza de tanto material que de la mano y de la obra del general Perón surgió pueda tener durabilidad en el tiempo y pueda ser utilizado como lo es utilizado para su estudio y además como una forma de rememorar desde la lectura y desde la visión y desde la capacidad auditiva lo que fue esa tremenda obra".
Lo consultamos acerca de dónde lo encontró el regreso del general Perón, en qué situación estaba en ese momento, no solo física, sino política, en la vuelta del general a la Argentina y Rubeo nos dijo 

"Todas la vueltas del general, las fallidas y las no fallidas, me encontró ahí cerca de dónde él llegaba, en las manifestaciones, cuando era en Ezeiza o en Morón, en la única que no pude estar fue cuando el avión que lo traía durante el gobierno del doctor Illia lo hacían detener en Galeao, en Río de Janeiro, y lo devolvieron a España impidiendo de que pudiera llegar, ese fue un baldón en la gestión del doctor Illia, de la mano de quien fue su ministro de Interior me refiero al doctor Zavala Ortiz, casualmente el doctor Zavala Ortiz fue integrante de los comandos civiles de 1955 y algunos dicen que fue el único civil que estuvo piloteando un avión de combate de las fuerzas insurgentes de la marina cuando bombardearon la  plaza de Mayo el 16 de mayo de 1955.  

Inevitablemente caímos en la vuelta de Ezeiza, los acontecimientos que sucedieron aquel día y el recuerdo de una juventud peronista convulsionada, sesgada en facciones, con profundas diferencias ideológicas que quedaron expresadas aquel triste día de nuestra historia, y el rol que desarrollaron durante la última presidencia de Perón. La juventud había tenido a un líder ausente durante muchos años y con alguna fuerza le planteaba diferencias, como el denominado grupo de los 8, jóvenes diputados entre los que se encontraba su amigo, El Rodi Vittar, que mantuvieron una controversia ideológica con el general y terminó en la célebre frase "el que se quiera sacar la camiseta peronista que lo haga".

Al respecto el ex legislador nos dijo que "Perón a los jóvenes les marcó un camino un tanto distinto al que ellos habían tomado y les marcaba la necesidad de que metodológicamente modificaran su accionar porque por ese camino la república no iba a encontrar la salida que se merecía. Por entonces, algunos jóvenes de la JP estaban enfrentados entre sí entre varias facciones y fundamentalmente a otra parte que era La Tendencia, integrada fundamentalmente por los sectores que habían militado y también seguían militando en Montoneros, era la denominación que los identificaba porque la JP estaba compartimentada por distintos sectores y uno de ellos era el de La Tendencia Revolucionaria".

Primera parte de la entrevista mantenida con Luis Rubeo en Rosario, a los 8 días del mes de julio de 2016 en la ciudad de Rosario.

Continuará.





Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta