Rousseff se defendió: “Soy víctima de una farsa”


La presidente suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, quemó hoy sus últimos cartuchos frente a la comisión del Senado que la juzga por supuestos delitos fiscales y alertó otra vez sobre el "golpe" que supondría su posible destitución. "Brasil no merece sufrir una nueva ruptura democrática", afirmó la mandataria, suspendida de sus funciones desde el pasado de 12 de mayo para responder al juicio político, en una carta dirigida a la comisión del Senado responsable del proceso.

Rousseff tenía hoy la oportunidad de presentarse personalmente ante la comisión, pero optó por enviar a su abogado, José Eduardo Cardozo, quien leyó la misiva, en la que insiste en que "se juzga a una persona inocente". Cardozo admitió que le recomendó a Rousseff que no comparezca, pero no aclaró las razones, explicadas por el senador Lindbergh Farias, del Partido de los Trabajadores (PT).

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta