Crece la polémica por la frecuencia de los ómnibus

El concejal justicialista Eduardo Toniolli presentó un nuevo informe del Observatorio Social del Transporte, en base a muestreos realizados a fines del mes de julio, y señaló que se encontraron nuevamente con “faltantes de unidades de algunas líneas en la calle, y claros incumplimientos de las frecuencias publicitadas por el Ente de la Movilidad”.

“El 28 de julio realizamos mediciones de distintos parámetros sobre 26 líneas del transporte urbano de pasajeros, que representan el 46,5% de la flota total del sistema, durante 5 horas seguidas (de 13 a 18), en la intersección de las calles Santa Fe y Vera Mujica”, señaló el edil peronista.

Y agregó: ”casualmente esa misma mañana la titular del Ente de la Movilidad de Rosario, Mónica Alvarado, había afirmado en una entrevista radial que – luego de las deficiencias en la prestación del servicio durante el receso invernal - la frecuencia promedio del sistema se había normalizado, y era de 10 minutos”.

"Sin embargo”, señaló Toniolli, “en las mediciones de ese mismo día a la tarde, en horario pico y en el macrocentro de Rosario, nos encontramos con que la frecuencia promedio era de 14 minutos y medio, casi un 50 % por encima de la cifra alegada por el Ente de la Movilidad.

Esta situación se ve agravada por la irregularidad de la mayoría de las líneas, que provoca baches en los lapsos transcurridos entre coche y coche, que en once casos llegaron a superar la media hora de espera, alcanzando en algunos casos los tres cuartos de hora de demora”.

Por último, el concejal señaló que los números relevados “corresponden a una franja horaria y a una zona de la ciudad en la que se entiende que el sistema debería alcanzar su perfomance óptima”, y aclaró que “en próximos informes se realizaran mediciones en horarios no pico, y en barrios de la ciudad sobre los que recibimos denuncias constantes de cese del servicio por largos lapsos en horario nocturno, como Empalme Graneros, o de desvíos de líneas que dejan de ingresar en determinadas franjas horarias a barrios como Las Flores o Bella Vista, entre otros”.

Polémica sobre la caída en la cantidad de usuarios del sistema.

En comunicación con los medios de prensa, Toniolli aprovechó para reiterar información volcada en el primer informe del Observatorio, en base a números oficiales del Banco Municipal, en el que se señalaba que el transporte urbano de pasajeros de nuestra ciudad había perdido un 40% de usuarios en los últimos 20 años: “el Ejecutivo suele publicar cada tanto algún recorte temporal con el que pretende ocultar esos datos objetivos”, señaló, y agregó: “hace unos días mostró, por ejemplo, un repunte interanual en los cortes de boleto”.

Sin embargo, el edil recalcó que “si tomamos los gráficos de la cantidad de pasajeros de estas últimas dos décadas, veremos como es un serrucho con pequeñas altas y bajas internanuales, pero que tendencialmente es descendente en el mediano y largo plazo”, y concluyó: “el repunte definitivo del transporte urbano de pasajeros no se va a dar con marketing efectista, o promocionando supuestas mejoras que muy pocas veces se confirman en los hechos, si no mejorando estructuralmente el servicio, y controlando a las empresas”.

Algunos números.

El informe, en coincidencia con la medición anterior, señala que las lineas con más faltantes de coches en la calle (cuando se los coteja con los declarados por el Ente) son las de Rosario Bus, destacándose ese día la 142 Negra, que funcionó con 17 de las 21 unidades previstas oficialmente. Las líneas con mejor frecuencia promedio fueron la 115 y la 121, con 8 y 10 minutos respectivamente.

Las de peor frecuencia promedio fueron la Ronda del Centro y el 115 Aeropuerto, con 32 y 37 minutos respectivamente, aunque también fueron las de mayor regularidad en la separación entre unidad y unidad. Las que mostraron mayor irregularidad en los tiempos de espera entre coches fueron la 115 y la 128, tanto la roja como la negra.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta