Cumple 90 años el líder de la revolución cubana


Fidel Castro, el comandante en jefe de la revolución cubana, que a los 26 años intentó tomar el Moncada y hoy, al cumplir los 90, sigue proponiendo cambiar el mundo para hacerlo más vivible para estas y futuras generaciones. Culminando su alegato en el juicio por el Moncada, dijo a sus jueces: “Condenadme, no importa, la historia me absolverá”. Y así fue.



Y más que absolverlo -a algunos reos les llega ese beneficio por la duda- la historia lo reconoció. Sólo le quedaron pocos premios por lograr, caso del Nobel de la Paz, al que fue nominado por activistas argentinos en 2010, con 5.557 firmas de 62 países, sin éxito.

a academia sueca-noruega se lo había otorgado a Barack Obama, que no tenía nada bueno para mostrar. Los amigos de Cuba van a pedir a la Universidad Nacional de Córdoba que le otorgue el “honoris causa”, atento a los aportes que hizo a la educación. Lo piensan como un lindo regalo de cumpleaños. A Fidel, austero, no lo desvelan esos agasajos.

Antes que perder tiempo en asuntos personales puede estar cavilando su próxima reflexión sobre la paz mundial para enviarla al Granma, con su firma e indicación de día y hora. Este cumpleaños está sirviendo más a la gente que a él mismo. Es que hay conferencias, muestras fotográficas, documentales, etcétera, que hablan del socialismo cubano, su pelea contra el bloqueo, la solidaridad con África, “Operación Milagro”, etcétera. No se puede separar el personaje del país ni del mundo. No resulta entonces un culto a la personalidad sino a la política, la militancia, los ideales, la isla, el Tercer Mundo y la humanidad.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta