Gigliani pidió de suspensión de obra que causó innumerables problemas a los vecinos


La referente de Iniciativa Popular (IP) volvió a pedir al Departamento Ejecutivo, que a través de la Dirección de Obras particulares se proceda a paralizar los trabajos que se están realizando en el predio de calle Brown 1659, hasta tanto se realice una inspección detallada que verifique la correspondencia técnica en la ejecución de la obra autorizada, se subsanen los perjuicios en las viviendas linderas por los reiterados incidentes producidos y constatados, como los derrumbes –de la pared medianera-, el corte del suministro de gas natural y ahora el de energía eléctrica.

En la obra, que cosiste en un edificio de 11 pisos, ya se registraron dos derrumbes: uno en marzo y otro en mayo de este año. “En el último derrumbe un trabajador quedó herido, y se cortó el caño de gas, por lo que los vecinos de las casas lindera están sin ese servicio desde ese momento. Como si todo eso fuera poco, esta semana, una máquina que estaba trabajando en la obra, cortó cables de luz, y ahora los vecinos también están sin electricidad” detalló la concejala.

El último incidente lo protagonizó una retroexcavadora que estaba trabajando en el lugar, cortó un cable de electricidad interrumpiendo la prestación del servicio tanto en la propia obra como en las viviendas linderas.

“No estamos hablando de un hecho aislado, muy por el contrario, se trata de una sucesión de hechos que siguen causando muchos perjuicios a los vecinos, y de los que aún la Municipalidad no ha asumido responsabilidad alguna” enfatizó Gigliani.

Los propietarios de las viviendas vecinas a la obra hicieron múltiples denuncias y reclamos en diferentes reparticiones del Municipio, sin haber obtenido respuestas favorables a sus planteos hasta la fecha.

“Creemos que es hora de que la intendenta intervenga de una vez y que lo haga de manera inmediata. Es un atropello a los derechos de los ciudadanos que desde Obras Particulares se permita la continuidad de una obra que no hacen más que generar inconvenientes a los vecinos, y lo que es peor, que de finalizarse, los privará de las condiciones básicas de habitabilidad como la vista, ventilación y luz natural, dado que se trata de un edificio muy alto que se levanta al lado de casas que están ubicadas en el centro de manzana” explicó Gigliani.

Para finalizar, agregó: “Se deben paralizar los trabajos y verificarse que no estamos ante un accionar negligente de quienes llevan adelante el emprendimiento. Si queremos avanzar hacia una ciudad con escala humana, la administración municipal tendrá que dejar de priorizar los negocios -propios de la especulación inmobiliaria-, por sobre la calidad de vida ciudadana”:

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta