Se aprobó la iniciativa para establecer velocidades definitivas en Circunvalación


El Concejo aprobó ayer el proyecto del edil radical Sebastián Chale para estudiar modificar las velocidades en la Avenida de Circunvalación. La propuesta, que propone establecer en 100 km la velocidad máxima definitiva, sostiene la “necesidad de contribuir a la seguridad vial en el marco del proceso de ampliación integral de la avenida de Circunvalación” y se suma a otras iniciativas de las legislaturas nacional y provincial que van en el mismo sentido.

La obra de ampliación y reconversión de la traza se inició en febrero de 2009, estableciendo inicialmente un plazo de cinco años, con un presupuesto asignado de 583 millones de pesos. Sin embargo, más allá de los plazos estipulados, las obras sufrieron innumerables retrasos, elevando el monto inicial a casi 2.000 millones de pesos.

Hoy está finalizado el 85% de la obra. La iniciativa sostiene que “la culminación de esta autopista urbana –ahora prevista para julio de 2017- es determinante para la conectividad de Rosario y de toda la región, representando para el área de Vialidad Nacional una de las obras más importantes en el país”.

“Los retrasos no sólo generan una suba excesiva de los costos sino que también atenta contra la seguridad vial del área. Un ejemplo claro de este peligro es el establecimiento de la velocidad máxima, que hoy continúa siendo de 60 kilómetros por hora pero que no es respetada por muchos automovilistas, dado que es una velocidad establecida aún en los tramos que ya no se encuentran en obra. Esta velocidad máxima de 60 kilómetros que se ha fijado por seguridad ante la presencia de trabajadores no es acatada por la mayoría de los automovilistas y esto supone un riesgo elevado de siniestros”, explicó Chale.

El proyecto encomienda al Departamento Ejecutivo Municipal para que solicite al Poder Ejecutivo Provincial y a Vialidad Nacional a que arbitren los medios para gestionar la modificación de la velocidad permitida en Circunvalación, determinando en 50 km la velocidad mínima y en 100 la máxima en los tramos que ya no se encuentran en obra.

Asimismo, pide remitir un informe actualizado sobre plazos de obra y estado de implementación del sistema de radares, controles y señalización dispuestos por Vialidad Nacional en la zona.

Cabe recordar que si bien la radarización y el control de la vía pueden depender de los gobiernos provincial y municipal a partir de convenios específicos, es el gobierno nacional el que debe determinar las velocidades y la señalización.

Al respecto, en 2011 Vialidad Nacional manifestó la decisión de establecer una velocidad máxima de circulación en esa autovía de 100 kilómetros por hora, sumado a un plan para radarizar la zona con aparatos de medición móviles –seis en total– que se irán intercambiando en veinte puntos que se establecerán a lo largo de la ruta nacional que atraviesa la ciudad en toda su extensión.

“Más allá de los anuncios llevados adelante, la seguridad vial es una problemática urgente y las demoras en las obras conllevan siniestros viales cotidianos y constantes cuyo abordaje no puede seguir esperando. Y en este sentido, es bienvenida y urgente la intervención de todos los niveles del estado”, afirmó el edil.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta