Central y Atlético Rafaela igualaron sin goles


Rosario Central y Atlético de Rafaela aburrieron en la Perla del Oeste santafesino. Igualaron sin goles tras protagonizar un partido olvidable. Los de Coudet presentaron varias variantes debido a las ausencias obligadas de Salazar, Ferrari y Montoya. El conjunto del Chacho dispuso de una sola situación de gol en todo el partido, un mano a mano de Ruben que se fue apenas desviado. El local tuvo más la pelota, pero apenas inquietó a Sosa con algún remate desde afuera del área.

El primer tiempo fue muy aburrido, de un nivel casi indescriptible, la pelota no rodó por verde césped y se la pasó toda la tarde por el cielo de Rafaela. Las pequeñas dimensiones del campo de juego hicieron que ambos equipos apostaran permanentemente al pelotazo, y cualquier disparo desde la defensa, era una oportunidad para que los delanteros intentaran un ataque y a eso jugaron y por cierto le salió bastante mal.

Lamentablemente para el espectáculo, los atacantes perdieron siempre con los defensores, jamás estuvieron de cara al arquero rival, y la pelota volaba rechazada sin destinatario al otro campo. En Central sólo la destacable entrega de Lo Celso, que además de alguna buena combinación en ofensiva, aportó su sacrificio a la mitad de la cancha, claro que no está para eso ni es esa su función primordial.

Ruben y Gutiérrez lejos estuvieron de poner en apuros al arquero local, el juego fue un concierto de pelotazos sin sentido, los delanteros, aislados, no participaron nunca del juego y poco aportaron al espectáculo.

Atlético Rafaela fue algo mejor, al menos tuvo más pelotas detenidas y siempre ganó la segunda jugada, pero tampoco inquietó a Sosa. Martínez y Camacho jamás pudieron ganar el duelo en la mitad de la cancha y sólo Musto y su sacrificio fueron un obstáculo para los de Llop.

El segundo tiempo fue tan malo como el primero, un cúmulo de errores, pelotazos, fricción y la pelota deambulando por cualquier parte. A los 10' minutos, Central iba a disponer de la situación más clara de todo el partido, Lo Celso metió su clásico pase entre líneas para Ruben que se filtró entre los centrales, pero el disparo del 9 se fue desviado por el segundo palo, cuando incluso tenía a Teo como posible receptor.

Rafaela fue más ganas que fútbol e inquietó a Sosa con algunos remates desde afuera del área, aunque ninguno fue bajo los tres palos, al menos el arquero visitante se enteró que estaba en la cancha no sólo para ejecutar saques de arco.

El equipo de Coudet siguió paseando su impotencia por la tarde rafaelina, sin convicción, ideas, ni algo que se pareciera al fútbol jugando sin dudas uno de los peores partidos que se haya visto bajo la conducción técnica del Chacho.

El flojísimo nivel de los delanteros auriazules, y una mitad de la cancha a la que Coudet no logra equilibrar, privan a Central de la dosis de fútbol necesaria para desnivelar partidos. Depende casi exclusivamente de alguna genialidad del jugador ya transferido al París Sait Germain para generar alguna chance de gol. La escasa dosis de sacrificio de Teo Gutiérrez y el presente inerte de Ruben, son inesperados para un comienzo de campeonato muy flojo del elenco auriazul.

Al menos hoy no sufrió abajo, sin titubeos, Menose y Burgos sacaron todo lo que pudieron y Gissi debutó por el lateral derecho, aunque su puesto es marcador central, demostrando que puede ser alternativa válida para la última línea, casi lo único destacable de la tarde.
          

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta