Rendirán homenaje póstumo a Federico Pagura


El Museo de la Memoria de Rosario realizará, el próximo viernes 2 de septiembre, a las 14 h, en el Bosque de la Memoria (parque Scalabrini Ortiz) un homenaje al recientemente fallecido obispo emérito Federico Pagura. Del acto participarán familiares y amigos, organismos de derechos humanos, autoridades y público en general.

En la ocasión distintos oradores se referirán al entrañable ser humano e inclaudicable defensor de las causas justas que fue Federico Pagura. Se invitará a los presentes a la plantación de un árbol en su memoria y se esparcirán sus cenizas y las de quien fuera su esposa, Rita Alegría. Falleció el 6 de junio pasado, a los 93 años.

El obispo Federico Pagura fue uno de los mayores exponentes de la defensa de los derechos humanos y uno de los pilares más importantes en la creación y puesta en funcionamiento del Museo de la Memoria de Rosario. Fue fundador del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH) que co-presidió con el obispo de la Iglesia Católica Jorge Novak por varios años.

Presidió el Concejo Latinoamericano de Iglesias, la organización ecuménica más importante de América latina y el Caribe de iglesias evangélicas. Presidió el grupo de los 100 para Seguir Viviendo. Estuvo entre los fundadores de la Cátedra Ecuménica Mundo Nuevo, que presidió y promovió. De igual modo, fue parte del grupo fundador y trabajó hasta sus últimas horas en el Pronapo (Proyecto Nacional y Popular).

Cumpliendo con su convicción sobre la defensa de los derechos humanos, en los años 70 se dirigió a Mendoza donde trabajó con los refugiados chilenos víctimas de la dictadura de Pinochet. Pagura nació el 9 de febrero de 1923 en Arroyo Seco, Santa Fe.

Se recibió de maestro y luego de obtener la licenciatura en teología, fue ordenado pastor de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina (IEMA) en 1950. Realizó estudios de post-grado en Union Theological Semminary, de Nueva York 1948-49 y en la Escuela Teológica de Claremont, California. Ambas instituciones ecuménicas le influyeron en lo que Pagura llama "su afirmación y vocación ecuménica, que es característica de todo su ministerio".

Ejerció el obispado en Costa Rica y Panamá y fue elegido obispo, la máxima autoridad de la IEMA, en 1977. Fue una voz invalorable que denunció y actuó contra la última dictadura militar en el país. Fue uno de los integrantes de la comisión nacional que investigó las desapariciones de personas (Conadep) cometidas por la dictadura.

Como obispo ejerció durante doce años. Ya emérito se radicó en Rosario, donde el Concejo Municipal lo declaró ciudadano ilustre. En este tiempo fue referente obligado de proyectos de paz y derechos humanos. Un libro con sello del CLAI refleja su biografía. En el Museo de la Memoria Su labor en relación con el Museo de la Memoria de Rosario fue determinante.

Integró la primera comisión directiva de la institución, la que tuvo a su cargo el armado de la misma y de poner en marcha el proyecto para el cual fue creada. También fue indispensable su intervención, junto a otros rosarinos, para lograr la radicación del Museo en su sede definitiva, el edificio de Moreno y Córdoba desde donde operó el Comando del II Cuerpo del Ejército para desarrollar el plan sistemático e ilegal de represión sobre seis provincias argentina durante la última dictadura. Pagura emprendió con pasión desinteresada estas tareas con la certeza de que la memoria sobre el pasado reciente es fundamental para alcanzar una sociedad democrática.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta