Numerosos rosarinos se graduaron en los cursos de capacitación en oficios


Autoridades municipales presidieron el lunes 5 de septiembre la entrega de certificados a 700 rosarinas y rosarinos que culminaron los cursos de capacitación en oficios desarrollados durante el primer semestre en el marco del Presupuesto Participativo y que incluyeron 64 rubros a fin de promover entre sus destinatarios la posibilidad de conseguir empleo o el inicio de una actividad productiva independiente.

El acto se concretó en el Galpón del Centro de la Juventud y contó con presencia de la intendenta Mónica Fein, el secretario de Producción, Ignacio Del Vecchio, y el director de Empleo, Marcial Sorazábal, quienes renovaron el compromiso del Estado local de seguir apostando a esta herramienta como alternativa de promoción laboral.

Estos cursos incluyen rubros como administración, ventas, facturación sanatorial y de farmacia, asistente jurídico, estética, higiene y seguridad, gastronomía, mozo, textil, cueros, herrería, electricidad, carpintería, refrigeración y mecánica, entre muchos otros, y están a cargo de instituciones de formación profesional ubicadas en los distintos distritos.

En esta primera etapa anual, las capacitaciones registraron unos 1.300 inscriptos, de los cuales unos 700 lograron terminar y aprobar el curso elegido. Con el desarrollo de la segunda etapa se estima que al finalizar el año se habrán brindado 130 cursos en total. Previo a la entrega de diplomas, el secretario de Producción destacó su satisfacción y orgullo ante la nueva camada de graduados.

"Estamos convencidos de que el conocimiento es una fuente de riqueza y mejoramiento para los individuos y para la sociedad", aseveró y señaló: "Somos conscientes del presente que nos toca atravesar y también sabemos que en la actualidad se requieren personas cada vez más capacitadas con competencias específicas para desarrollar todo tipo de actividad productiva.

Precisamente, el contenido de estos cursos intenta responder a los perfiles más demandados por las empresas locales". En este sentido, consideró que con estas capacitaciones se busca que las personas adquieran conocimientos y habilidades generales y específicas en oficios de diferentes especialidades que les permitan cumplir el tan ansiado objetivo de conseguir trabajo y el desarrollo personal.

Luego, Del Vechio agregó: "Diariamente visitamos diferentes empresas para conocer sus necesidades y relevar posibles búsquedas laborales. Esto nos permite adaptar el contenido de los cursos para generar más oportunidades".

"La complejidad y dinamismo de los negocios y del mercado laboral requiere de un constante proceso de formación y capacitación. Quiero felicitar nuevamente a todos ustedes e invitarlos a seguir adelante ya que las decisiones que tomen en el presente serán las que ayuden a construir su futuro", concluyó el titular de Producción.

Por su parte, Marcial Sorazábal, director de Empleo, recordó que estos cursos son financiados con fondos del Presupuesto Participativo y que "año tras año se ha venido incrementado el número de vecinos que eligen proyectos referidos a la capacitación en oficios".

El funcionario también hizo extensivo el reconocimiento y agradecimiento a las instituciones de formación profesional que participan "por la dedicación, responsabilidad y compromiso asumido a lo largo de estos años de trabajo conjunto".

El perfil de los beneficiarios Con respecto al perfil de los cursantes, una encuesta realizada por la Secretaría de Producción observó que el 63% lo hace con el objetivo de obtener un empleo y/o mejorar sus condiciones de empleabilidad, justamente el principal propósito de la Dirección General de Empleo, seguido por el deseo de desarrollo personal (el 24%) y finalmente, el 13 % con el propósito de iniciar un emprendimiento o fortalecer su negocio en marcha. Por otra parte, las mujeres representan el 68% del total de inscriptos y los varones sólo el 32%, y un 75% son jóvenes, de entre 18 a 35 años.

En cuanto al nivel de estudio, se aprecia que el 74% de los inscriptos tienen estudios secundarios ya sea completo o incompleto. Experiencias compartidas Micaela tiene 22 años y se formó en el curso en oficio de ayudante de cocina avanzado en la casa Luxemburgo, mientras termina sus estudios secundarios.

“Aprendí muchas cosas, más de las que ya sabía. No me puedo quejar, todas las cosas fueron buenas y además tuve la posibilidad de hacer reemplazos y ser docente suplente en esa institución, en ayudante de cocina y panificación”, contó con entusiasmo la joven que espera terminar quinto año para empezar a estudiar una carrera de grado. Graciela es jubilada y realizó un curso de pan y pizza de 3 meses en el Centro de Jubilados Municipales.

“Es excelente, aprendí a hacer panes yo que no sabía ni amasar. Panes saborizados, para diabéticos, con semillas, pizzas con verduras y de distintos sabores”, contó la mujer. “Me sirvió porque les cocino a mis nietos y a veces mis nietos venden lo que hago en sus lugares de trabajo así que es también una salida laboral”, añadió Graciela al tiempo que recomendó los cursos de capacitación. “Lo recomiendo muchísimo porque quedé muy contenta, lindo grupo y muy buenos profes”, destacó.

Por otra parte, Aníbal contó su experiencia al realizar el curso de capacitación en administración contable en la Casa Luxemburgo. Al no tener empleo inició la instancia de formación para ampliar las posibilidades de conseguir uno. “Me sirve muchísimo, porque no sólo te enseñan a buscar trabajo sino en cuestiones prácticas. A todas las personas se lo recomiendo, para conseguir trabajo, para conocer gente nueva y para seguir ampliando el horizonte de cada uno”, alentó el hombre.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta