Familiares de víctimas de violencia institucional se manifestarán frente a Fiscalía


Este jueves a las 10, familiares de Brandon Cardozo, Jonatan Ojeda y Maximiliano Zamudio, acompañados de otros familiares de víctimas de violencia institucional harán una actividad frente a Fiscalía (Montevideo y Oroño) en reclamo de avances de sus causas. Se trata de tres casos donde los jóvenes fueron asesinados por la policía y al momento las causas tienen muy pocos avances.

Brandon tenía 16 años y se encontraba festejando con amigos la llegada del año nuevo en una fiesta callejera en la intersección de las calles Centenario y Entre Ríos de la ciudad de Rosario. En medio de la noche se desató una pelea entre bandas que terminó con disparos. Uno de ellos dio en el mentón de Brandon, que llegó sin vida al Hospital Roque Sáenz Peña.

A los pocos días del hecho, un policía se acercó a Fiscalía para declarar y mencionó que un colega suyo había sido el autor de los disparos. Fue entonces que se detuvo a Emiliano Martín Gómez, un policía de 26 años de la Brigada Motorizada de la Unidad Regional II, que fue imputado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego y se encuentra cumpliendo prisión preventiva.

Desde la querella que representa a la madre de la víctima buscan cambiar la calificación a homicidio calificado por su cargo de policía. Por su parte, el imputado se declara inocente asegura que el policía que lo delató miente y sería el autor del disparo mortal.

Jonatan de 17 años era un joven de barrio Itatí, el 18 de octubre de 2015 a las 7 de la mañana, regresaba de bailar junto a sus amigos y el agente policial Martín Robledo comenzó a perseguirlo con su automóvil mientras le disparaba; como consecuencia, resultó gravemente herido y finalmente muere producto de los disparos recibidos.

Jonatan sufrió previamente hostigamiento sistemático de parte de este policía, quien, además, lo amenazó de muerte. Jonatan se encontraba inconsciente con una herida de bala en el pómulo izquierdo, cuando Adriana, su mamá intentando acercarse al cuerpo de su hijo, observó como el policía intentó poner a su lado un monedero de color negro y un arma.

Sin embargo, familiares y conocidos se lo impidieron. Cuando llegó el Comando Radioeléctrico (CRE) al lugar del hecho, los efectivos decidieron proteger a Robledo, para ello, dispararon escopetazos al aire. Robledo fue imputado por homicidio simple, y permanece en libertad a pesar tener ocho causas abiertas por otros delitos.

Asimismo, no hubo avances significativos en la investigación judicial. Maximiliano tenía 16 lo mató un prefecto con tres tiros de un arma no reglamentaria. El cabo dijo que Maxi con otro pibe le quiso robar y que se defendió porque el otro le dijo a Maxi que le dispare. No encontraron ningún arma a Maximiliano y los testigos aseguran que el chico estaba solo.

La mamá de Maxi y los testigos dicen que el prefecto lo remató en el suelo. El fiscal Miguel Moreno considera que no hay peligro de entorpecimiento probatorio ni peligro de fuga, por lo cual desde un primer momento decide dejar al prefecto libre y en ejercicio de sus funciones. Las tres familias estarán acompañadas de la Multisectorial que nuclea a casos de violencia institucional y familiares de Gerardo Escobar, Franco Caso, Jonatan Herrera, entre otros.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta