Central fue dominado por Independiente pero igualaron en cero en Arroyito


En un partido correspondiente a la novena fecha del Torneo del Bicentenario, Rosario Central y el rojo de Avellaneda empataron en el Gigante de Arroyito 0 a 0 en un partido donde el visitante fue mucho más, pero no pudo quebrar la resistencia de Sosa, la figura del partido. Sobre el final del encuentro, fueron expulsados Salazar (RC) y Cuesta (I).

Central llegaba entonado al partido por la victoria entre semana contra Boca, el Gigante era una caldera, literalmente por la gran cantidad de gente enfervorizada, y la alta temperatura de la tarde. Con jugadores que llegaban extenuados, al borde de no jugar, tras el gran esfuerzo físico que demandó una victoria de dientes apretados, hoy no pudieron reponerse para estar a la altura.

Al menos eso pareció suceder de principio a fin de la primera etapa, Independiente capitalizó el balón, lo dominó prácticamente sin que el Canalla pueda ni siquiera patear al arco durante todo el primer tiempo, algo anormal, que no suele sucederle a los equipos de Coudet, y que tiene una sola explicación, en el agotamiento físico de sus hombres.

De la mano de un movedizo Barco, al que no pudieron parar nunca, a pesar de cometerle varias infracciones y de un Vega atento a cada distracción, Torsiglieri y Gissi sacaron todo lo que pudieron, pero la pelota volvía a caer en piernas rojas. El mediocampo auriazul no aguantaba la pelota, y los de Milito insistían otra vez. Sosa le sacó un disparo a Vera en el arranque y promediando el primer tiempo tuvo otra clara, que se fue apenas desviada, luego de rozar en Gissi.

Central no logró arrimar peligro, tuvo apenas un par de tiros libres y un corner, contra varios del contrario, el dominio visitante fue abrumador, pero no se expresó en el resultado.

Ruben, sentido en su tobillo debió dejar el campo de juego en el entretiempo, dejando a Herrera en el comienzo de la segunda etapa. Es probable que el 9 canalla no haya estado en plenitud física para jugar, y Fernández ingresó por Colman, que perdió siempre ante la marca y nunca pudo armar juego ni mucho menos desequilibrar.
    
Central recompuso algo su imagen en el segundo tiempo, pero no logró disimular el dominio de Independiente, que fue siempre más. Claro que al menos mostró otra cara y contestó con alguna aproximación al arco contrario. El mediocampo creció en juego y Teo Gutiérrez <que jugó sus mejores minutos desde que llegó> reemplazó a un improductivo Bordagaray.

Sosa impidió que el Rojo abriera el marcador cuando le logró tapar un mano a mano a Tagliafico. En la respuesta Herrera sacó un violento remate desde afuera del área, que el arquero apenas logró desviar al corner.

Teo logró conectar con Herrera y el Chaqueño no logró conectar al gol estando en inmejorable posición. El colombiano sacó un violento remate desde afuera del área, bien controlado por el arquero. Sosa le tapó un remate  a quemarropa a Benítez sobre el final, que era el gol de la victoria, asegurando el resultado, cuando el partido casi se terminaba.

Central fue dominado casi todo el partido por el equipo de Milito, sintió el esfuerzo realizado en la semana, psíquico y físico. Independiente llenó de fútbol el Gigante de Arroyito, mereció más pero quizás por un enorme Sosa y algún déficit ofensivo no pudo llevarse los tres puntos de Rosario.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta