Central venció a Belgrano en Formosa y es nuevamente finalista de la Copa Argentina


Rosario Central le ganó a Belgrano de Córdoba en Formosa y accedió por tercera vez consecutiva a la final de la Copa Argentina, donde enfrentará al vencedor de Gimnasia y Esgrima de La Plata y River Plate, que se enfrentan mañana. Los goles del encuentro fueron convertidos en la segunda etapa por Marco Ruben y Walter Montoya. En el Pirata fue expulsado Guillermo Farré.

No importaba tanto la forma, sino el resultado, no se jugó bien, estuvo lejos de su mejor versión, pero se quedó con una victoria merecida, que le sirve para volver a tener una oportunidad inmejorable de una consagración, algo que por Arroyito, cotiza en bolsa.

Las características del campo de juego, con un césped alto y dimensiones reducidas hicieron que el partido se jugara casi como un encuentro de divisionales inferiores. La pelota deambulaba sin sentido, los defensores salían reventando el balón y ni intentaban jugar por abajo.

Belgrano salió a apretar las marcas y a no dejar que los de Coudet intentaran jugar. Y lo logró, por momentos incluso se animó a ir hasta Sosa, ante una defensa canalla muy dubitativa, con Gissi cometiendo un concierto de errores, aunque nadie podrá reprocharle su voluntad, casi siempre equivocó los caminos para alejar el peligro y hasta incluso terminó generándolo.

La primera mitad tuvo pocas situaciones de gol, algunas aisladas, En el partido entreverado, donde la pelota la tenían más los defensores que los delanteros y mediocampistas, el conjunto de Madelón se sentía más cómodo.

La fricción se hizo denominador común de la mitad de la cancha y Farré fue con las dos piernas abajo contra el movedizo Teo Gutiérrez <la figura del partido> y se fue a las duchas cuando terminaba el primer tiempo.

Con ventaja numérica Central empezó a hacer mejor las cosas en la segunda mitad. Tras un rebote Lo Celso encontró el balón en la medialuna del área, sacó un violento remate de derecha con todo el empeine que se estrelló en el palo derecho de Olave. El equipo auriazul comenzó a merecer más, el colombiano era el más claro, o mejor dicho el único y terminó siendo protagonista.

Gissi rechazó de punta y a cualquier parte como toda la noche, Teo la fue a buscar al fondo de la cancha, llegó con lo justo, sacó el centro y Ruben la empujó de cabeza, casi en la línea para marcar el primero.

Belgrano fue con lo que le quedaba, ganó la pelota y tuvo varios tiros libres intentando igualar, en uno de ellos salió el rebote, Gutiérrez la manejó, puso el pase preciso en profundidad para Montoya, que eludió a Olave y puso el segundo y definitivo cuando ya se jugaba tiempo recuperado.

Tras las frustraciones de Huracán y la polémica final con Boca, Rosario Central estará nuevamente frente a la oportunidad inmejorable de un campeonato nuevamente, en un torneo que a esta altura; parece hecho a su medida. Será probablemente el 14 de diciembre, aún con sede a designar. El ganador jugará Recopa y Copa Libertadores en 2017. No es poca cosa. ¿La tercera, será la vencida?
         

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta