La Iglesia preocupada por el difícil momento del país


Monseñor José María Arancedo, renovó hoy el pedido a la dirigencia política, social, gremial y empresarial del país para que "dejen de lado intereses particulares" y sean "responsables del bien común de la patria" en un "momento difìcil", e hizo un llamado a vivir una "Navidad en paz".

Así lo afirmó Arancedo en una entrevista con Télam, al término de cinco días de deliberaciones de un centenar de obispos de todo el país, que se congregaron en la casa de retiros El Cenáculo-La Montonera de la localidad bonaerense de Pilar, desde el lunes para debatir variados temas de la vida de la Iglesia y el país.

"Son tiempos difíciles para el país pero tenemos la esperanza de construir una Argentina nueva, asumiendo los problemas que tenemos y con muchas posibilidades para el futuro, siempre pensando en quienes menos tienen y más sufren", aseveró el arzobispo de Santa Fe.

En ese marco, planteó el "desafío" que tiene hoy toda la dirigencia del país "el Gobierno, los empresarios, los sindicatos" para tener "grandeza, apertura y generosidad, dejando de lado los intereses propios" y pasar a "ser responsables del bien común de la patria".

De esta manera, el titular del Episcopado renovó el apoyo que la Iglesia brindó semanas atrás a la mesa de la Producción y el Trabajo que convocó el gobierno -y que tendrá su segunda reunión el próximo lunes 21- así como el acompañamiento que desde la Pastoral Social se viene llevando adelante a la mesa de diálogo convocada por la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, con los movimientos sociales.

Con vistas a las fiestas de fin de año, Arancedo llamó a "vivir una Navidad en paz", ya que esa festividad cristiana es "por excelencia la fiesta del nacimiento de Jesús, el príncipe de la paz" y expresó su deseo de que los argentinos "seamos capaces de transmitirnos unos a otros ese mensaje de paz".

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta