Veredas: el municipio celebró junto a vecinos 15 años del Plan Esfuerzo Compartido


La intendenta Mónica Fein encabezó ayer en el Edificio Aduana un encuentro organizado por el municipio con el objetivo de reconocer a frentistas de toda la ciudad que se sumaron a reparar las veredas mediante el Plan Esfuerzo Compartido y celebrar los 15 años de existencia del programa y su espíritu, que es el trabajo mancomunado, donde el vecino aporta los materiales y la Municipalidad la mano de obra para la reconstrucción total de la vereda.


A través de este modo de gestión en los últimos años fueron reparados más de 100.000 metros cuadrados de veredas en toda la ciudad, a través de más de 1.500 intervenciones, dando cuenta del protagonismo e involucramiento de los vecinos para darle solución a las roturas de veredas.

Junto a la secretaria de Obras Públicas, Susana Nader, la intendenta agradeció la adhesión de los vecinos al programa, remarcó su compromiso y subrayó que la vereda representa gran parte del espacio público, como lugar de encuentro, reuniones e interrelación de los vecinos en un barrio, por lo que el municipio apuesta a través de esta vía "a seguir transformando los espacios comunes de los rosarinos y rosarinas”.

Cabe destacar que esta es una experiencia innovadora, que fomenta el trabajo colaborativo entre el Estado y los vecinos, promueve el crecimiento de cooperativas como ejecutoras de las tareas y construye mejores espacios públicos en la ciudad.

Debido al notable interés de las vecinos y vecinos, y a la logística implementada por la Secretaría de Obras Públicas, se pudo incrementar significativamente la superficie de veredas reconstruidas a nuevo a fin de avanzar en la difusión del cuidado y la conservación de las aceras de la ciudad.

De manera conjunta entre el vecino y la Municipalidad se logró la reconstrucción de gran parte de veredas en todos los distritos de la ciudad, brindando un mejor espacio para todos los peatones. Elevado nivel de aceptación entre los vecinos.

Desde la Secretaría de Obras Públicas se realizó recientemente una encuesta personal a aquellos vecinos que utilizaron el plan para reparar sus veredas. De un muestreo de 500 vecinos, los datos obtenidos son alentadores: un 97% de los encuestados recomiendan a otros vecinos utilizar el programa.

Los frentistas destacan la importancia de tener la acera en condiciones transitables, así como la cordialidad, respeto y buena predisposición tanto del personal municipal como de las Cooperativas de Trabajo. Para realizar la encuesta, se tomó como referencia a los frentistas que utilizaron Esfuerzo Compartido desde marzo del 2013 hasta marzo del 2016.

Cabe destacar que la mayoría de las intervenciones del programa se realizaron en veredas de los distritos Sudoeste (52% del total), Noroeste (18%) y Sur (14%). El surgimiento del Programa El Programa de Esfuerzo Compartido nació en el año 2001, producto de la crisis que atravesó la economía nacional por ese entonces y como consecuencia de la falta de recursos para el mantenimiento de los espacios públicos, y veredas de la ciudad.

En aquel momento, las aceras presentaban un alto grado de deterioro, consecuencia de la falta de mantenimiento y, fundamentalmente, por la intervención en la década pasada de numerosas obras realizadas por empresas de servicios.

La intervención por parte del Estado en la reparación sistemática de estas veredas se hacía prácticamente imposible debido a los altos recursos que demandaban. Por otra parte, el Reglamento de Edificación de la Ciudad de Rosario, de acuerdo a la ordenanza establece que el mantenimiento de las veredas estará a cargo del frentista.

Según lo establecido en el Reglamento de Edificación vigente, sección 3.2.1.1, “Todo propietario de un predio baldío o edificado con frente a la vía pública en el cual la Municipalidad pueda dar línea y nivel definitivos, está obligado a construir y conservar en su frente la cerca, si no hubiera fachada sobre la Línea Municipal, y la acera de acuerdo con este Reglamento”.

Las demandas planteadas tanto de parte de la Municipalidad a los frentistas como de los mismos al Estado para que se reparen las veredas generalmente no prosperan debido a lo difícil que resulta establecer las responsabilidades.

Es por eso que surge la iniciativa de aunar los esfuerzos de manera, que sin determinar responsabilidades, se pueda abordar y dar solución al problema planteado.

De esta manera, surge el Programa de Esfuerzo Compartido, donde el vecino frentista, voluntariamente, aporta los materiales para la reparación de su vereda, y el Municipio provee la mano de obra y herramientas para la ejecución de los trabajos, bajo la supervisión de personal técnico municipal. La mano de obra es realizada por cooperativas de trabajo contratadas por el Municipio.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta