Club Defensores de América a un año de la balacera


El martes 29 de marzo de 2016 a las 19,30 hs. en Washington y Casiano Casas, en el Club de Fútbol Infantil Defensores de América de la ciudad de Rosario, un tiroteo puso fin a una práctica de fútbol infantil y dejó dos chicos heridos Benjamín y Gino, de 7 años ambos. En el momento mismo que el hecho sucedió se puso en conocimiento a la Dirección Provincial de Atención a la Víctima a cargo de Anahí Schibelbein.

"Nos acercamos al Hospital de Niños y al sanatorio de la Mujer, nos pusimos en contacto con los familiares de Benjamín y Gino, con sus padres, para empezar a trabajar", explicó Anahí. A partir de allí el personal del área coordinó una serie de acciones a seguir. Organizaron reuniones entre los vecinos y la policía para establecer una comunicación más fluida en el barrio con las autoridades.

Una de las demandas que surgió de esos encuentros, impulsados por la comisión directiva del club, era la necesidad de hacer un tapial en el perímetro del tejido donde los chicos realizaban las actividades. “Los tiros se habían dado en una explanada donde hay una canchita de basquet en un terreno municipal a muy pocos metros del perímetro de la cancha” comentó Schibelbein.

El propósito era separar lo que era esa cancha de basquet de todo lo que era el perímetro de la cancha de fútbol. Se empezaron gestiones para organizar la puesta en marcha y llevar adelante el proyecto. El ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro decidió que el Ministerio a su cargo gestionara los fondos, algo más de 58 mil pesos, y con ese dinero se comenzó.

Un arquitecto perteneciente al área de Seguridad diagramó el proyecto, se compraron los materiales siguiendo los caminos administrativos correspondientes, y a medida que fueron llegando al predio, los albañiles se pusieron a trabajar. Los trabajadores forman parte de una cooperativa que cumple tareas para la Municipalidad de Rosario y fueron contratados a través del área de clubes del municipio.

La construcción del tapial comenzó hace unos 35 días y se estima que en otros 20 aproximadamente esté terminado “De a poco los chicos fueron volviendo” contó Mariel tesorera del Club, una entidad cuya comisión directiva está formada en su totalidad por mujeres.

“Se ve más presencia de la policía, no es lo mismo que antes” agregó Desde aquel 29 de marzo del año pasado, la situación cambio sustancialmente, bajó el nivel de conflictividad, se aumentaron los patrullajes en la zona y hay mayor actividad en las investigaciones con respecto a las denuncias relacionadas con la venta de estupefacientes. El contacto entre la Dirección Provincial de Atención a la Víctima dependiente del Ministerio de Seguridad, con la gente del club y con los padres de los chicos es periódica. Atentos a los requerimientos para lograr la concreción de lo que se acordó después de tanto diálogo

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta