Quieren que los supermercados donen alimentos


En el contexto de los avances anunciados por el Municipio sobre la adhesión de locales gastronómicos a la campaña "Los alimentos no se tiran", el concejal Sebastián Chale, autor de la ordenanza para reducir desperdicios, pidió también por el tratamiento de su proyecto para incentivar la donación por parte de grandes supermercados de aquellos alimentos no comercializados en estado de ser consumidos a bancos de alimentos, hogares, movimientos solidarios y comedores.

“El desperdicio de alimentos es un gran problema en la actualidad, pero también una oportunidad para generar conciencia social y ecológica sobre el consumo sustentable y el cuidado del medio ambiente. Es necesario introducir un cambio de hábito y en este sentido, el fomento de la práctica de donación de alimentos no comercializables aportará al cumplimiento simultáneo de dos objetivos: reducir el desecho de alimentos, contribuyendo a la asistencia de familias en estado de vulnerabilidad, y reducir el volumen de producción de residuos”, explicó.

El proyecto se encuentra detenido en la comisión de Presupuesto, que es presidida por el socialismo: "Aplaudimos la implementación del Municipio de esta iniciativa, pero creemos que hay que avanzar en proyectos más ambiciosos e integrales, por eso pedimos que se trate en la comisión de Presupuesto un proyecto que sería fundamental y que resulta necesario para comedores comunitarios e instituciones ejemplares como el Banco de Alimentos. Venimos pidiendo el tratamiento desde hace meses, pero no encontramos respuesta de parte del oficialismo", exhortaron Chale y su compañera de bloque María Eugenia Schmuck, coautora de las iniciativas.

La propuesta implica a los establecimientos comprendidos por la ordenanza de grandes superficies comerciales que disponen de una gestión diferencial de residuos debido a que son grandes generadores y/o generadores especiales de los mismos: “dichos establecimientos abonan una tasa específica para la gestión, transporte, tratamiento y disposición final de los residuos, por lo que una disminución de la producción de éstos redundaría en un gran beneficio, más si dicha reducción fuera producto del aprovechamiento de alimentos fuera de la cadena de comercialización apta para el consumo”, detalló Chale y agregó: “para esto, es necesario fomentar la donación de alimentos e incentivar esta práctica por parte de establecimientos comerciales con la finalidad de que los alimentos aptos para el consumo no se conviertan en desechos”.

El proyecto de ordenanza incorpora beneficios de descuento en la tasa general de inspección a grandes superficies comerciales que donen alimentos que no puedan ser comercializados pero que todavía sean aptos para consumo humano a organizaciones sociales tales como bancos de alimentos, comedores, cocinas populares, hogares de niños y ancianos y refugios.

“Conjuntamente con la concientización de la ciudadanía sobre el cuidado de los alimentos se requiere profundizar el compromiso de los empresarios y comerciantes con la sociedad y con la problemática respecto a los desperdicios de alimentos propiciando prácticas vinculadas a la protección del medio ambiente y a la conciencia sobre la escasez de alimentos”, reafirmó el concejal.

El Departamento Ejecutivo deberá establecer la base de donación a partir de la cual los mismos obtendrán el descuento de la Tasa General de Inmbuebles (TGI) y elaborará un formulario que tendrá carácter de declaración jurada a fines de certificar la donación, debiendo detallar tipo de alimentos, cantidad, volumen, peso y fecha de vencimiento. La entrega y traslado de la donación estará a cargo de la institución donante. Cabe destacar que la propuesta continúa la línea de otra iniciativa de Chale para minimizar los volúmenes de desperdicios, concientizando a empresarios gastronómicos y clientes.

Problemática en el mundo

La cantidad de alimentos desperdiciados aún aptos para consumo humano asciende al 15% en América Latina y 30% a nivel mundial, de los cuales un 28% es desperdiciado en la etapa de consumo. En todo el mundo se desperdician 1.300 millones de toneladas de alimentos al año, casi un tercio de los alimentos producidos para consumo humano, según cifras de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Países como Estados Unidos, México, Ecuador, Italia, Japón, Australia, llevan adelante acciones para reducir las pérdidas y desperdicios de alimentos con resultados altamente positivos.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Ojo SF