Recuperación de dos clubes que volvieron a aparecer en el mapa del barrio


En la mayoría de los barrios de Rosario hay un club abierto que acompaña con actividades deportivas y recreativas a los vecinos. Son lugares de práctica y de esparcimiento, pero también de contención y espacio de referencia donde, en muchos casos, se acompaña a los chicos y a los jóvenes en la búsqueda de mejores oportunidades.

También son un ámbito donde se encuentran historias de compromiso entre la comunidad y la institución, con un objetivo común que es mejorar el barrio desde acciones sociales que promuevan la integración.

Pero durante muchos años, estos espacios fueron siendo dejados de lado, perdiendo asociados y resintiendo su infraestructura y sus actividades. Sin embargo, nuevas generaciones de socios con un profundo arraigo barrial pusieron manos a la obra para revertir lo que parecía ser un destino ineludible.

La Carpita, en barrio Industrial, y Suderland en Ludueña son dos casos testigos de cómo un grupo de amigos que se criaron en el club de su cuadra, decidieron recuperarlo. Idearon un proyecto, trabajaron y con apoyo del municipio y la provincia, a través del Plan Abre, lograron renovar los clubes y cambiar sus barrios .

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta