Aburrido empate entre Cuervos y Canallas en Arroyito


Rosario Central y San Lorenzo de Almagro igualaron sin goles en el Gigante de Arroyito en un partido anodino, en el que prácticamente no hubo situaciones claras de gol. Víctor Salazar fue expulsado al final del primer tiempo, pero ni así los de Montero pudieron doblegar al conjunto de Boedo, que había llegado reservando jugadores para la Copa Libertadores.

Central y San Lorenzo jugaron un muy mal primer tiempo, disputado en la mitad de la cancha y casi sin llegadas a los arcos defendidos por Torrico y Rodríguez. Alguna aproximación del Ciclón tras un córner, que ni siquiera requirió intervención del arquero auriazul, pero se fue cerca, fue lo más destacable.

La versión Canalla de este campeonato que pone Montero en cancha es un 4-4-2 clásico, y por eso le falta juego al elenco local. Romero y Gil se complementan muy bien en la marca, pero aportan poco fútbol, a un equipo que extraña el buen pie de Lo Celso, Cervi, o salvando las distancias Colman. Musto era un volante central que jugaba sólo en la función de quite y dejaba el espacio para un creativo al lado, pero ya no está.

De esta forma, que bien podría utilizarse para algún encuentro de visitante, Central depende lo que puedan aportar por las bandas Camacho y Carrizo <muy lejos de su mejor nivel>, y arriba, Ruben y Zampedri quedan aislados, para colmo aún no se acostumbraron a jugar juntos y muchas veces van a la misma pelota.

Se cargó de amarillas tontas Central, primero Leguizamón cruzó fuerte abajo, muy lejos de su propio campo y luego Gil interrumpió con infracción cuando la jugada ya estaba invalidada por infracción previa y también se ganó la tarjeta. Pero Salazar llegó tarde y cruzó mal al Colo Romero y vio la roja. Losteau terminó condicionado esa etapa, ya que el ex canalla podría haber sido amonestado. Ah, de fútbol, poco y nada.

A pesar de contar con un hombre de más Montero tardó 21' minutos en romper el doble cinco y mandar a Colman a la cancha, pero el ex Chacarita no aportó soluciones ofensivas. Tampoco Rivas, que ingresó poco después. La única jugada con algo de peligro para el arco de Torrico fue de Zampedri, tras un buen centro de Parot y un cabezazo cruzado que contuvo el arquero sin problemas.

En los últimos minutos San Lorenzo se animó un poco, salió del encierro territorial de los primeros minutos al que lo había sometido Central, pero encontró una muralla en Mauricio Martínez <la figura de la cancha>, que siempre se las las arregló para anticipar y ganar en velocidad.

Ni el ingreso de Herrera le aportó algo al Canalla, que igualó otra vez, al igual que ante Colón, sólo que aquella vez había sido mejor. Hoy careció de ideas para llegar al arco de Torrico, con doble cinco o con doble enganche, el arco...siempre le quedó lejos.

  

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Nissan-Senta