Señalizaron la Fábrica de Armas “Domingo Matheu” donde funcionó un centro clandestino de detención


El gobierno de Santa Fe, a través de la secretaría de Derechos Humanos, señalizó la Fábrica de Armas “Domingo Matheu” en Rosario, donde funcionó un centro clandestino de detención en el marco del plan sistemático de terror y exterminio implementado durante la última dictadura cívico-militar (1976-1983).

El acto se desarrolló este lunes en avenida Francia al 5200 de esa ciudad y contó con la participación del secretario de Derechos Humanos de la provincia, Marcelo Trucco, quien señaló que “participar de un nuevo acto de señalización es siempre motivo de emoción".

"Cada señalización es reafirmar el ejercicio cotidiano de no olvidar. Implica hacer visible ante toda la comunidad la función que cumplieron estos sitios y el compromiso en el espacio público por la defensa de la democracia”, agregó Trucco.

El secretario mencionó que “este acto significa reafirmar el compromiso de la provincia de Santa Fe por la Memoria, la Verdad y la Justicia como políticas de Estado, pero fundamentalmente implica honrar el legado de las víctimas y acompañar la lucha de sus familiares”, dijo, y sostuvo que esto también significa “redoblar el esfuerzo para seguir trabajando por los valores de la democracia, por más inclusión social y por ampliar derechos”.

Finalmente, afirmó que “la señalización visibiliza la función que cumplieron esos sitios y expresa en el espacio público el compromiso del Estado democrático en dar a conocer y condenar los crímenes de lesa humanidad, impulsar el juzgamiento de los responsables y hacer efectivo el reconocimiento a las víctimas”.

Según consta en el Archivo Nacional de la Memoria, en los registros de la secretaría de Derechos Humanos de la provincia y en causas judiciales, a partir de 1977 permanecieron allí secuestrados y fueron sometidos a torturas, hombres y mujeres perseguidos por su militancia política, social y sindical, muchos de los cuales permanecen hoy desaparecidos.

Los crímenes cometidos en ese lugar fueron el resultado del accionar conjunto de fuerzas del ejército, policías y personal civil de inteligencia. La Fábrica de Armas integró un circuito represivo rosarino junto con otros centros clandestinos de detención como La Calamita, la Quinta de Funes, la Escuela Magnasco, La Intermedia y el Batallón de Comunicaciones 121 entre otros, dependientes del comando del Segundo Cuerpo de Ejército, responsable de la represión ilegal en Santa Fe y la región noreste del país. La preservación y señalización de los sitios de memoria -Ley nacional Nº 26.691 y Decreto provincial 0481/2013- hace visible la función que cumplieron durante el terrorismo estatal y expresa en el espacio público el compromiso del Estado democrático de dar a conocer y condenar estos crímenes, impulsar el juzgamiento de los responsables y hacer efectivo el reconocimiento de las víctimas y sus familiares.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

banner diputados

Ojo SF