La Policía filma y requisa los ómnibus con manifestantes a la marcha de la CGT


Las libertades públicas, entre ellas el derecho a manifestarse libremente se ven amenazas por estos días, o al menos eso parece. Tras la escandalosa represión de la Gendarmería Nacional contra los manifestantes que concurrieron al Congreso Nacional a la marcha contra la reforma jubilatoria, con decenas de detenidos, y heridos, el Gobierno Nacional dispuso que para hoy, que la tarea quede a cargo de la Policía bonaerense y de la ciudad de Buenos Aires.

Desde anoche el edificio legislativo fue vallado a una distancia muy superior a la del jueves, se dispuso el control exhaustivo de  cada uno de los manifestantes que concurren a la marcha, se controlan los ingresos a la Capital Federal, se revisan los ómnibus y hasta se filma a los manifestantes, como se observa en la fotografía que acompaña la presente nota.

En medio de la que promete ser una masiva manifestación contra la norma que ya cuenta con media sanción del Senado, una jueza dispuso la prohibición de disparar gases lacrimógenos y balas de goma a los manifestantes, salvo en casos de extrema necesidad o desbordes. 






Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF