Por la mínima diferencia, Central se quedó con el clásico rosarino en Arroyito


Rosario Central le ganó a Newell's por 1 a 0 con un gol al segundo minuto del partido convertido por Germán Herrera, de cabeza en la última fecha de la Superliga del año. El partido fue aburido, mal jugado, friccionado. Ambos equipos terminaron el torneo con 13 puntos. Leo Fernández de esta forma se afianza en el banco auriazul, ya que obtuvo tres victorias consecutivas contra Talleres, Boca y Newell's.

Central comenzó ganando desde los 2' del primer tiempo, tras un córner bien ejecutado por Gil, Herrera ganó en lo alto y anotó de cabeza, de pique al piso como marca el manual ante la estéril estirada de Pocjrncic. El local tenía la ventaja y Newell's era puro pelotazo a Leal, que se las arreglaba para generar faltas y tener chances de meter la pelota en el área rival, pero en absoluta soledad.

La primera mitad fue muy cortada, plagada de faltas e interrupciones, con un Central mostrando algo más de juego y un elenco visitante ausente. Figueroa fue casi un espectador, al punto que si uno revisa las imágenes del primer tiempo, cuesta encontrar alguna donde haya participado. Tampoco Sarmiento, más allá de un par de faltas recibidas, más relacionadas a sus declaraciones previas al clásico que con el juego en si.

Newell's pudo empatar por un cabezazo de Bruno Bianchi que se fue apenas desviado, al lado del palo de Ledesma, que apenas atinó a mirar. Central pudo aumentar con una buena combinación que terminó Ruben y atajó el arquero leproso. Casi en el final, tras una pelota robada en la salida, tras una buena convinación, el remate al arco de Gil fue desviado providencialmente por un defensor. 

Central era alguna guapeada de Carrizo, las subidas de Ferrari por derecha y el empuje de Herrera, para fajarse con los centrales. Aislado Camacho, y con Ruben jugando contenido por sus dolencias físicas en la semana, a los de Fernández no le sobró demasiado, pero fueron justos vencedores de la primera etapa.

Llop se dio cuenta que jugaba con diez y sacó a Figueroa de la cancha y puso a Fértoli. En los primeros 5' Newell's tuvo una chance clara de gol en los pies de Torres que se fue muy cerca del arco de ledesma  y marcó supremacía sobre un Central que no tenía reacción. Recién después de los 10' el local recuperó algo al balón, pero el partido era cortado y friccionado.

Ruben no pudo conectar un centro de Carrizo, y la pelota se fue apenas desviada. Un tiro desde lejos de Camacho paso cerca. Llop apostó al ingreso de otro nueve para buscar el empate y mandó al armenio a la cancha, pero su equipo no envió centros, que es donde él pude ganar, y en los pocos que llegaron al arco, Ledesma salió a interceptar.

El partido se tornó ordinario, mal jugado, con la pelota más tiempo en el cielo que en el piso. Pitana no colaboró nada, cortó ante el más mínimo roce, y de esos hubo muchos. Central ganó una batalla por aquella del primer tiempo, fue apenas un poco más en lo poco que se jugó.

Leonardo Fernández con esta victoria consiguió convertirse en el técnico de Central para la próxima temporada, jugó tres y ganó tres, no recibió goles en la valla, y se ganó la confianza de la gente y los directivos auriazules.

Llop es el mejor técnico que Newell's puede tener, es de la casa, no exige pagos en tiempo y forma y hace lo que puede con un plantel modesto, su continuidad no corre peligro.













Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF