El infierno está encantador


El cura de Casilda Eugenio Zitelli murió a los 85 años sin enfrentar al tribunal que lo juzgaría en el marco de la causa Feced III. Estaba acusado por privación ilegítima de la libertad, aplicación de condiciones tormentosas y asociación ilícita en perjuicio de 14 víctimas.  Zitelli se desempeñó como capellán de la policía hasta el inicio de la democracia. En la causa Feced III debía ser juzgados junto a 13 expolicías.

Se los acusaba de homicidio, privación ilegítima de la libertad, torturas, abuso sexual y asociación ilícita contra 152 víctimas. En 1999, y en medio de las denuncias en su contra, el Vaticano lo nombró monseñor.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF