Lifschitz ató su suerte al macrismo y los trabajadores santafesinos pagarán las consecuencias


"Si quieres obtener resultados diferentes no hagas siempre lo mismo", dijo Freud alguna vez. Esta semana se reunió por tercera vez la paritaria de docentes y estatales de la provincia, el gobierno volvió a ofrecer el 15% de incremento salarial para un año en que según estiman todos, incluso el propio gobierno Nacional se superará largamente esa cifra. Por tercera vez, el Estado santafesino hizo idéntica oferta, sólo subió un punto lo pagadero en marzo. Conclusión, paro docente y de estatales por 48 horas previsto para esta semana.

El neoliberalismo, la única manera que conoce de cerrar sus números es cercenando derechos de los asalariados y jubilados. Apegarse a esas políticas es ser cómplice del saqueo a los miles de empleados provinciales que tendrán incrementos por debajo de la inflación proyectada por cualquier consultora, incluso puertas para adentro por el propio Gobierno.

La excusa de que la paritaria tiene cláusula de revisión es estéril. Todos saben de antemano que el 15% se superará entre septiembre y octubre y la cláusula que se activaría recién en enero de 2019 y tomaría como base el salario de diciembre de 2017. Mientras tanto, desde ese momento hasta comienzos del año próximo, deberán convivir con un 3, 4 o quizás 5% menos de salario.

El ministro de Gobierno, Pablo Farías aseveró hoy en diálogo con La Capital que "la gobernación no tiene mucho margen para mejorar la oferta salarial. Podemos explorar alternativas, algunos cambios en el esquema de pagos, pero en términos porcentuales, estamos al límite".

En ese sentido, recordó que la ley de consenso y responsabilidad fiscal sancionada por el Congreso "fijó un tope para el denominado gasto corriente de las provincias, dentro de lo cual está la masa salarial, que no puede superar la inflación del período".

La inflación estimada por el gobierno nacional, "recalibrada" a fines del año pasado, se ubica en el 15 por ciento. "Si se supera esa meta, en Santa Fe ofrecimos sostener la cláusula gatillo para que se ajuste automáticamente el salario ante una eventual suba del costo de vida", agregó Farías.

A confesión de parte relevo de prueba. El socialismo negoció con Cambiemos ajustar a los trabajadores estatales santafesinos a cambio que el Gobierno Nacional le pague la deuda histórica en concepto de coparticipación, cuestión no negociable, que tiene sentencia firme por parte de la justicia y que no requiere negociaciones espurias de por medio.

El Gobierno Nacional tiene como objetivo prioritario bajar la inflación, pero no hace mucho al respecto, ni baja el gasto público, o lo baja sólo en cuestiones sensibles y no en pago de intereses suculentos a especuladores financieros, ni deja de emitir y endeudarse cómo único método de bajar el déficit.

El propio ministro de Economía, Nicolás Dujovne, admitió en España hace unos días que el Gobierno "no tenía demasiados elementos para bajar la inflación". No tienen demasiados, ni controles de precios que van contra el libre mercado, ni abstenerse de tarifazos a los servicios públicos. Conocen uno solo, ajustar salarios, y en eso, el socialismo decidió acompañar, inmerso en el doble discurso de decir una cosa y hacer otra.

En el discurso inaugural de la sesiones ordinarias del Concejo Municipal de Rosario, la intendenta socialista Mónica Fein dijo : "Quiero plantear mi preocupación por el rumbo económico del país y la pérdida de empleos. La inflación que no cesa y la suba de tarifas están asfixiando la economía de los hogares, las pymes y los comercios. La política de endeudamiento acelerado no se está volcando a en las economías de pequeña y mediana escala. Es un juego peligroso que solamente juegan los que apuestan a la timba financiera, pero que terminamos pagando todos".

Siguió Fein en otro párrafo. "Este es un mes histórico para la provincia y la ciudad. La Nación tiene que proponernos la forma de pago de la deuda histórica. No tengo dudas que este gobierno que ha cumplido con los holdouts y con las empresas extranjeras del CIADI, va a hacer honor a la palabra y también va a cumplir con los ciudadanos de la provincia.

Es decir, en pocas palabras, las paritarias santafesinas tienen techo. Es el impuesto por el Gobierno Nacional. No lo dicen abiertamente porque queda mal, pero lo dejan entrever por lo bajo. Mientras tanto, sueñan con la construcción de alternativas progresistas, como lo definieron en su Congreso realizado ayer en la facultad de Ingeniería de Rosario, pero están atados al neoliberalismo gobernante, que ajusta sobre la masa salarial de los trabajadores, muy progre que digamos eso no parece..., pero en fin, cada cual es dueño de acostarse con quien mejor le parece.

Fernando Paulo Viglierchio
Director periodístico
RosariNoticias   










Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF