Rafael Correa fue recibido por los ediles en el Palacio Vasallo




El ex presidente de Ecuador, Rafael Correa inició su exposición en el recinto de sesiones del Concejo rosarino, señalando que “Rosario siempre estuvo cerca, ya que nací y crecí en una ciudad parecida a Rosario”. “Nuestra América, desde principio de siglo no vivió una época de cambios y a mi me tocó el privilegio de ser protagonista y quizás por ello me declaran Visitante Distinguido y agradezco ello al recibirlo de hermosas concejalas y algún “feito” concejal, lo que agradezco profundamente”.

En otro tramo de su disertación agradeció que se lo distinguiera como visitante de nuestra ciudad, aunque aclaró: “No tengo nada de distinguido o ilustre al lado de los trabajadores de Rosario, de las Madres de Plaza de Mayo y de tantos seres anónimos que dieron su vida por una existencia mejor para todos nosotros,. Bienaventurados los que brillan sin brillar porque podemos brillar mucho iluminando muy poco”.

El ex mandatario dejó claro que “se puede servir a un país desde muchos lugares, por ejemplo desde la academia o haciendo uso de la solidaridad tan necesaria, aunque no debemos equivocarnos. Los pobres no dejarán de ser pobres sólo por la caridad, sino a través de la justicia”. Luego, al hacer mención del uso del poder como herramienta política, aclaró Correa que “lo importante es saber captar el poder político”.

Recordó posteriormente a monseñor Helder Cámara cuando decía “cuando doy de comer a los pobres me llaman santo y cuando pregunto porque hay pobres me llaman comunista”. El ex presidente ecuatoriano bregó por cambiar las causas de la pobreza y en ese sentido hizo referencia a “la soledad del pobre”, a la “necesidad de ayudar siendo mejor ser humano ante la pobreza socioeconómica intolerable y en ese sentido América Latina es la región más inequitativa del mundo, tan sólo se requiere una mejor distribución de recursos de lo que se infiere que es un problema político”.

El ex titular del Ejecutivo de Ecuador hizo hincapié en la necesidad de lograr la paz pero con justicia. Lo otro es pacificación”. Ya sobre el final de su charla recalcó: “Tengan la seguridad que sólo busqué servir siendo útil y que lucharé toda la vida por lograr una patria grande”. Al concluir con su discurso, el presidente del Concejo le entregó una bandera de Rosario, en el marco de un sentido aplauso de los asistentes al acto.



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF