Central fue goleado por Patronato en Paraná


Patronato le asestó un duro golpe a un Rosario Central desconocido, lo venció por 3 a 0 en un cotejo correspondiente a la décimo primera fecha de la Superliga argentina. Los goles del encuentro fueron convertidos por Garrido de cabeza, Quiroga y Balboa. Cabezas salió lesionado en el complemento y preocupa. Gil no pudo jugar y se sumó a la innumerable lista de lesionados.

Lo de Central en la primera etapa fue de lo peor que se le vio en el torneo, por no decir en años. No logró generar contra el arco de Bértoli, no pudo tener juego asociado y la mayoría de sus futbolistas no justificaron su presencia en el campo de juego, siendo superados sin atenuantes, sin siquiera poner aparente resistencia.

La sorpresiva ausencia del Colo Gil podría tomarse de atenuante, encima Camacho hizo todo mal en la primera parte <al punto que Fernández lo reemplazó en el primer tiempo>, nunca supo donde ubicarse en el campo de juego y cada vez que le llegó la pelota se la entregó a un contrario.

Adelante, Zampedri jugaba de espaldas, Maziero no tocó la pelota, López Pisano no entraba en juego y Carrizo parecía el único que quería ir para adelante, mientras González el que intentaba parar a alguien, cosa que pocas veces logró. Patronato, un conjunto humilde que hoy prácticamente aseguró su permanencia en primera, lo superó de principio a fin. 

Patronato se puso en ventaja a los 7', desbordaron a Parot por izquierda como toda la etapa, Garrido anticipó a Ferrari, que ni saltó y la puso de cabeza lejos del alcance de Di Fulvio, que sin tocar la pelota ya la tuvo que ir a buscar adentro. La única jugada en la que podría decirse que el Canalla inquietó algo al local, fue un cabezazo por encima del travesaño que Parot metió tras un tiro libre. 

Si lo del primer tiempo del Canalla había sido malo, lo del segundo fue aun peor. Patronato lo dominó a voluntad, le marcó dos goles más y terminó floreándose con la pelota, ante el canto de "ole" de su parcialidad. El cúmulo de improvisaciones, jugadores que juegan fuera de su posición habitual, rendimientos individuales muy por debajo de su nivel y una nómina interminable de lesiones, que obligaron al entrenador a recurrir  a chicos, que te pueden salvar un partido, pero no un torneo, son algunos de los motivos de este presente desalentador. El árbol no debe tapar el bosque, en el último partido Central había estado a punto de igualar con un casi descendido Chacarita, pero apareció Maziero y todo cambió en cinco minutos.

En medio de la confusión general auriazul, Quiroga y después Balboa estiraron diferencias. En el primero, Cabezas intentó salir jugando tras ganar la posición y le robaron el balón entre dos rivales, la jugada derivó en conquista y lesión del colombiano. En el último, nuevamente la defensa de Central fue espectadora de una buena jugada colectiva del Patrón, a puro toque y definición certera.

Ledesma, Martínez, Gil, Ortigoza, Herrera y Ruben, ahora Cabezas, demasiadas bajas para un plantel corto, sin recambio a la altura de las circunstancias. El cuerpo técnico decidió no arriesgar a algunos, y se expuso a una goleada quizás demasiado abultada para lo ocurrido en el capo de juego, pero absolutamente justa. 

Además de perder a Gil por lesión antes del partido, Central se quedó sin Cabezas para lo que se viene y además, Maxi González vio la quinta amarilla, de forma que tampoco estará presente en el Gigante el sábado para recibir a Belgrano.


 

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF