La Municipalidad reparará el histórico reloj de la Facultad de Derecho


La Municipalidad de Rosario se hará cargo de los arreglos correspondientes para que el histórico reloj de la Facultad de Derecho vuelva a funcionar. Así lo anunció la intendenta Mónica Fein quien en la mañana de este jueves 5 de abril, junto al secretario General del municipio, Gustavo Zignago, mantuvo una reunión con el decano de la casa de altos estudios, Marcelo Vedrovnik.



El mencionado reloj se encuentra inactivo desde la década del '60, época en la que el edificio dejó de ser el Palacio de Justicia para transformarse en el lugar donde funcionarían las escuelas de Derecho, Ciencias Agrarias y Ciencia Política de la Universidad Nacional del Litoral y el Museo de Ciencias Naturales Ángel Gallardo.

Según fuentes históricas, durante el traslado de los Tribunales Provinciales al edificio de Pellegrini y Balcarce, la maquinaria sufrió un proceso de desguace de sus piezas. Muchos se entusiasman con que las campanas que cuelgan de lo más alto de la cúpula comiencen a sonar.

La intendenta destacó “el valor que tiene el edificio de esta facultad” y agregó: "Como nosotros estamos recuperando varios relojes de la ciudad no podíamos dejar de intervenir y recuperar este reloj, que está ubicado en este lugar tan importante, frente a la plaza San Martín”.

Fein señaló además que el edificio “tiene un gran valor patrimonial para toda la ciudad” y que esta acción del municipio “pondrá en valor este valioso que fue en sus comienzos el Palacio de Justicia”.

Por su parte, el decano de la Facultad recordó: “Tuvimos más cercano en el tiempo una tragedia que fue el incendio en la facultad en el 2003. En ese momento se restauró el ala que da a calle Moreno, pero el reloj fue algo que siempre quedó pendiente”.

“Ese reloj es un patrimonio de la ciudad, no solamente de la facultad de Derecho”, aclaró. “Teníamos la intención de restaurarlo y la intendenta tuvo la deferencia de visitarnos en la Facultad y comunicarnos que el Municipio será parte del proceso de recuperación del reloj para toda la ciudad”, cerró diciendo Marcelo Vedrovnik.

Una pieza única

El (ex) Palacio de Justicia fue proyectado y construido por el arquitecto inglés Herbert Boyd Walker en 1892, a iniciativa de Juan Canals. El reloj es una pieza única en el mundo. Fue fabricado en París y adquirido por Canals en 1890; fue instalado en la torre por el belga Luis Van de Casteele, quien logró ponerlo en funcionamiento en enero de 1925. A comienzos de la década del '60, cuando los Tribunales Provinciales se mudaron a su nueva sede en avenida Pellegrini y Balcarce, el reloj dejó de funcionar a causa del desguace de sus piezas.

Varias décadas después, en junio del 2013, y en el marco de las refacciones generales realizadas en el edificio, el maestro relojero Alcides Cornier logró reactivarlo de manera provisoria. A pesar de los esfuerzos dedicados durante cuatro años a la recuperación de algunas de sus piezas y el reemplazo de otras, la maquinaria nunca volvió a funcionar de manera óptima. Por el contrario, debido a la falta de piezas adecuadas, con el correr del tiempo fue presentando distintas fallas hasta quedar nuevamente fuera de servicio.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF