Argentina sufrió una humillante derrota ante Croacia y tiene un pie y medio afuera del Mundial

Messi fue la imagen de la derrota
Croacia goleó 3 a 0 a la Argentina en la segunda fecha del Mundial de Rusia y le asestó un duro golpe a la selección de Jorge Sampaoli, que ahora dependerá de otros resultados para poder clasificar y deberá vencer obligadamente a Nigeria. Los goles del encuentro fueron señalados en la segunda mitad por Rebic, Modric y Rakitic.

El primer tiempo fue bastante parejo, con Argentina atacando y Croacia algo más cautelosa, sabiendo que su triunfo ante Nigeria la posicionaba mejor de cara a clasificar a segunda ronda. En gran reacción, Caballero tapó con su mano izquierda un disparo de Pericih que era el primero del partido, un llamado de atención para una endeble defensa que se paraba con tres hombres abajo y que era atacada por afuera.

Por poco, Messi no pudo conectar un buen pase de tres dedos cuando estaba solo frente al arquero. Acuña fue como toda la tarde por su lateral y habilitó a Enzo Pérez, cuyo remate se fue apenas desviado. De cabeza, Croacia casi se pone en ventaja, pero por suerte para Argentina, Manzukic no estuvo fino para definir.

Messi estuvo aislado  y con poca participación, El Kun intentó pero fue absorbido por la marca. De cara al segundo tiempo, el partido estaba abierto, Argentina necesitaba mejorar y buscar el gol, para aumentar sus chances de pasar a la siguiente ronda, pero debía cambiar de actitud.

Mascherano, más allá de jugar un buen primer tiempo, fue el que manejó el balón, y cuando eso sucede, nada peligroso puede suceder, había que cambiar intérpretes y mejorar la sintonía, pero nada de eso sucedió, por el contrario, el rival aprovechó su jerarquía para marcar diferencias.

Caballero cuya titularidad fue sustentada por jugar bien con los pies, cometió un error infantil, intentó picar el balón por encima del delantero, su remate fue defectuoso y Rebic lo fusiló para marcar el primero. Allí Argentina se cayó a pedazos, pareció que le hubieran metido cinco goles al mismo tiempo, el desconcierto se apoderó de los jugadores, y Croacia se hizo fuerte.

Modric se balanceó frente a un inmóvil Ottamendi y sacó un violento remate que venció otra vez a Caballero. Messi tuvo una ocasión tras un desborde por izquierda y una convinación con Higuaín, pero su remate fue desviado en la línea. Con toda Argentina jugada en ataque, o algo parecido, porque no elaboró otras opciones de gol, cometiendo faltas violentas e innecesarias, de pura impotencia, Rakitic puso el tercero y definitivo que marcó las exactas diferencias entre un equipo y otro.

Pareció ser esta tarde el final de una etapa, más allá de las matemáticas y de hipotéticas posibilidades, el ciclo está terminado, no solo el de Sampaoli, el de toda una generación que quedó cerca de la gloria y terminó dando vergüenza, rifando el prestigio ganado y dinamitando el futuro de algunos chicos a los que tapó, y no les dio chances de mostrarse con la camiseta albiceleste.










Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF