Duras críticas a Trump por separación de familias de inmigrantes en Estados Unidos


El presidente Donald Trump defendió su política migratoria y dijo que Estados Unidos no será un "campamento de migrantes", en medio de críticas a su gobierno de parte de la ONU y de su Partido Republicano, incluyendo a la ex primera dama Laura Bush, por la separación forzosa de niños y padres migrantes en la frontera con México.

En una señal de las tensiones emocionales por la cuestión, hasta la primera dama, Melania Trump, se manifestó en contra de las separaciones, un tema que ha suscitado fuertes cuestionamientos de la oposición demócrata de los que se han hecho eco algunos republicanos.

Enfrentado a la crisis, Trump se mantuvo desafiante pese a que legisladores demócratas acusaron al gobierno de mantener a chicos en "jaulas" separados de sus encarcelados padres y a que Amnistía Internacional (AI) comparó la práctica con la "tortura".

El mandatario, que ha dicho varias veces que quiere que las separaciones terminen pero no se ha hecho responsable por ellas, volvió a acusar a los demócratas, a quienes echa la culpa por bloquear en el Congreso la aprobación de una ley sobre la cuestión más amplia de la inmigración ilegal. "Digo que es culpa de los demócratas. Estados Unidos no será un campamento de migrantes y no será una instalación de albergue de refugiados", señaló el mandatario en la Casa Blanca.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF