Ministros macristas polemizan entre sí con respecto al aborto


El ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Joaquín de la Torre, tuvo duros conceptos para con el ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubistein, en referencia a la intervención de este último en el marco del debate que se lleva a cabo en la Cámara de diputados sobre el proyecto de ley para legalizar el aborto.

"Me llenó de tristeza la exposición del ministro de Salud. Lejos de echar luz y aportar datos relevantes para enriquecer el debate como había pedido el presidente, su discurso quedó perdido en un laberinto de estadísticas usadas tendenciosamente", lanzó De la Torre, funcionario clave de la administración bonaerense.

Según el ministro de Vidal, las palabras de Rubistein versaron en torno a "cifras que no pueden ser comprobadas" y carecieron de "datos científicos". Y agregó que el titular de la cartera de Salud a nivel nacional "llegó incluso a confundir a la audiencia igualando un embarazo no planificado con uno no deseado".

"Su parcialidad generó desconcierto, haciendo creer que su postura era la postura oficial. Quienes lo escuchaban no tenían claro si estaba hablando como médico o como ministro", expresó el funcionario provincial.

"Creo que el núcleo de la discusión, si queremos plantearla en serio, pasa por reconocer el momento en que la vida comienza. Y ninguno de los oradores que se manifestó a favor de la despenalización ha podido defender científicamente que la vida no comienza en el momento de la concepción", manifestó De la Torre, quien se opone a la despenalización.

La posición de Rubinstein

Durante su participación en el plenario de comisiones de la cámara baja realizado el día jueves, Rubinstein se había pronunciado a favor de la iniciativa que trata actualmente el Parlamento.

Según su detalló, “en los países desarrollados, la tasa de aborto cayó, mientras que en los países con leyes restrictivas se mantuvo igual. Existe una relación clara entre la despenalización y el número de abortos. El aborto inseguro, cuando no es conducido por un profesional, supera el 90% en Latinoamérica. Salvo Uruguay y Cuba, Latinoamérica está igual que África”.

Y añadió: “El aborto existe y no lo podemos soslayar. Más allá de todos los dilemas. Es un problema de salud pública, porque produce muertes y morbilidad evitable en población joven y sana. Es un problema de equidad de género, porque sólo afecta a las mujeres. La evidencia es muy sólida respecto a que la despenalización reduce la mortalidad materna y el número de abortos totales. De alguna manera tenemos que actuar”.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF