El Gobierno, rendido a los pies del FMI


El Gobierno Nacional comenzó ayer frenéticamente a hacer los deberes  <aprovechando la ausencia de Macri que está en Sudáfrica> encomendados por el "nuevo" Fondo Monetario Internacional, que según dicen los funcionarios nacionales, cambió. El brutal ajuste propuesto por el organismo internacional tuvo sus primeros indicios en varias decisiones que modificarán para mal la vida de los argentinos.

Fueron veinticuatro horas a puro recorte del gasto público para buscar la tan mentada reducción del déficit fiscal. Primero la ligaron las asignaciones familiares, se quitaron beneficios territoriales a habitantes de la Patagonia y provincias del norte, y además se redujo la cifra que deben percibir quienes las reciben. Por otro lado, se confirmaron los doscientos cincuenta despidos en la central de Atucha y casi su desmembramiento.

Pero eso no fue todo, el Gobierno quitó 16 millones de pesos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) para afectarlos a gastos corrientes, con la promesa que los devolverá en 2019, y habiéndose terminado ya la posibilidad de seguir requiriendo apoyo externo y cumpliendo a rajatabla una de las exigencias del FMI.

Reducirán además las transferencias a las provincia, y plantean un ajuste a cada una de ellas, y en el caso de Santa Fe serían unos U$S 8.600 millones. Paralelamente, Macri les pedía a las provincias que bajaran sus impuestos, mientras el ministro Dietrich anunciaba incrementos en el transporte en el orden del 30% e Iguacel ratificó incrementos similares para luz y gas antes de fin de año.

Como frutilla del postre, tocaron la fórmula para deducir los hijos del impuesto a las Ganancias < que en campaña Cambiemos había prometido eliminar>, ahora sólo podrá hacerlo un solo progenitor o ambos, en el caso que decidan compartir el beneficio al 50%, es decir se redujo la deducción en un 50%.

Mientras tanto, la fuga de capitales persiste, y los 15 mil millones de dólares que ingresaron como primer desembolso, ya se fueron del país, y salieron divisas por 16,5 U$S, en lo que va del año, es decir, el préstamo está destinado a cubrir una inmensa transferencia de fondos desde sectores medios  a grandes depredadores, y mientras el ajuste lo pagan los más débiles, otros, por ejemplo los bancos, grandes vencedores del primer semestre hacen su negocio espurio.


Fernando Viglierchio
(Especial para RosariNoticias)




Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF