Juez de la Suprema Corte involucrado en un caso de quiebra fraudulenta de una empresa


La empresa Operadora de la Costa, que explotaba la franquicia de una multinacional, debía más de 20 millones de pesos. La firma puso a disposición sus bienes y fueron embargados por AFIP y de la multinacional. Tras el embargo, la empresa y la multinacional que era asesorada por Rosenkrantz vendieron fraudulentamente todos los bienes.

Para eludir la ley, utilizaron un acta de directorio y una fecha de asamblea trucha ya que uno de los socios de Operadora de la Costa no se encontraba en el país. El representante legal de la contraparte era Rosenkrantz.

El hecho que más lo complica es que la multinacional adquirió los bienes muebles sin cumplimentar el debido proceso. Esta maniobra dejó a la empresa quebrada sin posibilidades de cumplimentar sus obligaciones con AFIP y los juicios laborales.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF