Podrían desdoblarse las elecciones en la provincia

El 2019 ya está entre nosotros, aunque no lo veamos, con el correr de los meses se acerca la etapa de definiciones preelectorales para el año próximo, y los políticos santafesinos ya están pensando por lo bajo en que hacer en las próximas elecciones. Las especulaciones en torno a posibles candidaturas hace mucho ya ocupan la agenda de funcionarios actuales y quienes sueñan con sucederlos.

El panorama en la provincia será complejo, el Frente Progresista arriesgará la intendencia de Rosario y la gobernación santafesina y deberá afinar sus estrategias si quiere sostener el poder que los ciudadanos le han dado, hasta ahora, y tienen el aditamento que la UCR se muestra mucho más propensa a abandonarlos que a acompañarlos en la próxima contienda electoral, seducidos por Cambiemos.

Sin embargo, el crack económico que vive en la Argentina, la devaluación incesante seguida por incrementos extraordinarios de precios de los principales productos de la alimentación familiar, las tarifas que continuarán en ascenso, los combustibles que aumentarán exponencialmente en los próximos meses, han deteriorado el poder adquisitivo del salario y amenazan con cambiar el humor electoral del año próximo.

Al punto que muchos dirigentes socialistas creen que mientras más tarde se realicen las elecciones en la provincia más crecerán las chances de retener el poder, aprovechando el deterioro del caudal electoral del Gobierno. El votante mayoritario de Cambiemos no es técnicamente un neoliberal acérrimo ni sólo un sector de la clase alta que opta por opciones no peronistas ni de izquierda por puro condimento ideológico, sino que se vio tentado de probar otras alternativas al kirchnerismo, y piensan que en su mayoría están defraudados.

En ese orden de ideas, desde el partido de la rosa apuestan al desgaste de Macri para que decrezcan sus candidatos, mucho más si no se avizora una reactivación económica y el plan de ajuste avanza al ritmo del Fondo Monetario Internacional. Por eso, tras superar la mini crisis interna, el socialismo ya definió que Bonfatti será el sucesor de su sucesor e irá nuevamente por la gobernación santafesina.

Así las cosas crecen las chances que se desdoblen las elecciones a intendente y gobernador, ya que consideran que el candidato de Cambiemos en Rosario puede arrastrar votos y no quieren quedar presos de su arrastre electoral. Por el contrario piensan que entre Barletta y Corral, ambos representantes del radicalismo tendrán una dura puja interna, que seguramente dejará secuelas, y además, no atraerán al votante medio del PRO.

Si bien todavía falta mucho, la idea de desdoblamiento es casi tema obligado de las mesas de café entre dirigentes y otro tema que seguramente será crucial es la paridad de género, avanzan y se multiplican las iniciativas por consagrar listas con igualdad de hombres y mujeres es como la despenalización del aborto una cuestión que llegó para quedarse y que nadie podrá frenar.

De confirmarse estos augurios, es mucho más que probable que los santafesinos debamos concurrir varias veces a las urnas el año próximo, al menos tres sin contar las PASO. Para elegir presidente, gobernador e intendente, podrían ser seis, si no hay balotaje claro.



Fernando Viglierchio
Especial para RosariNoticias     

     





Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF