¿Por qué Francia y Croacia en la final ?

Ambas selecciones europeas accedieron a esa instancia decisiva en el Mundial de Rusia 2018 luego de superar cada una sus respectivas semifinales ante Bélgica e Inglaterra. Los galos volverán a disputar una final tras Alemania 2006, en tanto los croatas jugarán la primera definición mundialista en su historia. Aquí los argumentos de los dos para haber llegado al partido que todos sueñan.

- Los arqueros: si bien no tuvo mucho trabajo a lo largo de la Copa del Mundo, cada vez que a Lloris lo llamaron a responder, allí estuvo el arquero que se desempeña en el Tottenham inglés. Sus atajadas ante Martín Cáceres de Uruguay en cuartos de final y ante Bélgica en semifinales fueron decisivas para las aspiraciones francesas. Un arquero ganador, de esos que son necesarios en la columna vertebral de un equipo con pretensiones. Por su parte, Subasic fue determinante para que Croacia superara por penales a Dinamarca y Rusia en octavos y cuartos, respectivamente. Ambos ofrecieron seguridad.

- La zaga central: la dupla Varane-Umtiti se erigió como una muralla casi invulnerable para los rivales. El timing y la presencia del jugador del Real Madrid más la potencia física y la velocidad del 6 del Barcelona aseguraron mucha solidez en la última línea francesa. Por el lado de los croatas, la figura de Lovren se destacó al por mayor. El hombre del Liverpool fue una de las figuras en el triunfo ante Inglaterra. Además, Vida fue de menor a mayor en su rendimiento, mostrándose prácticamente impasable en los últimos partidos. 

- Marca y juego en el mediocampo: mucho se hablará finalizado el Mundial de la figura presente y potencial de Mbappé. Pero el verdadero sustento y termómetro de Francia en la cita mundialista es Kanté, un 5 a la clásica, de quite y entrega rápida, buscando al compañero mejor ubicado. El jugador del Chelsea es un pulpo en la mitad de la cancha, con gran despliegue y con mucha recuperación. Bien acompañado por Matuidi, otro perro de presa, aunque este último con más vocación ofensiva y capacidad de llegar al gol. Pogba (de gran partido ante Uruguay), a cuentagotas, también aportó lo suyo. En Croacia, y en resto del mundo, ya no quedan adjetivos para calificar lo de Luka Modric. El del Real Madrid está pasando quizás por el mejor momento de su carrera, y junto a Rakitic se han constituído como el alma croata. Sus rendimientos no fueron constantes, pero con sus apariciones momentáneas han marcado el camino a sus compañeros, jugando y haciendo jugar, una clara muestra de jerarquía. 

- Potencia ofensiva: de apariciones esporádicas pero fundamentales, el tridente de ataque francés constituyó siempre una amenaza para los rivales. Mbappé fue determinante para que Francia venciera a la Argentina, Griezmann fue uno de los mejores ante Uruguay, de hecho convirtió un gol, y Giroud, si bien no ha tenido la chance de sacudir la red, ha sido de gran ayuda, contribuyendo para que se destacaran sus compañeros, generando situaciones. El equipo de Dalic ha tenido en el corazón, solidaridad y el olfato goleador de Manzukic, los desbordes de Perisic y el oportunismo de Kramaric y Rebic sus argumentos ofensivos. Todos han sido decisivos para ganar partidos. 

- Espíritu colectivo: Francia fue de menos a más en lo que se refiere a juego, pero nunca renunció al compañerismo. Siempre se mostró como un equipo combativo, difícil de romper, sin vergüenza de replegar sus 11 hombres para aprovechar el recurso del contraataque. Cada vez que el equipo de Deschamps no tuvo la pelota, todos estuvieron abocados a la tarea de recuperarla. Muchas veces se vio a Griezmann bajando hasta la mitad de la cancha, colaborando con sus compañeros. La idea de "todos atacan, todos defienden" fue ejecutada a la perfección. En Croacia, la garra, el sacrificio, el enorme despliegue físico -y también el fútbol- fueron atributos que sobresalieron en el último partido ante Inglaterra, pero los balcánicos mostraron ese compromiso desde el comienzo. Cuando la técnica no apareció, si hubo lugar para el corazón.          

Con sus pros y contras, Francia y Croacia serán los encargados de dirimir el domingo en Moscú quién se quedará con el trofeo tan preciado. Ambos son justos finalistas y merecieron estar en esta instancia. ¿ Podrán Les Blues conseguir su segundo trofeo mundialista, o los croatas se tomarán revancha de Francia 1998 y se quedarán con la gloria por primera vez ?

Paulo Viglierchio

(Especial para RosariNoticias)


Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF