Central venció a los tucumanos y retomó la punta

Con una gran actuación, Rosario Central le ganó en el Gigante de Arroyito a San Martín de Tucumán por 2 a 0 con goles de Camacho y Zampedri, uno en cada etapa. Con este resultado, los de Bauza retomaron la punta de la Superliga, se impusieron en los tres partidos disputados y mantienen la valla invicta. El domingo próximo enfrentará al escolta, Racing Club en Avellaneda en el inusual horario de las 11 de la mañana.

Al primer tiempo le costó arrancar, tras unos breves minutos de estudio, sin salirse de sus esquemas tradicionales, fue el visitante le primero en crear verdadero peligro para el arco de Ledesma, pero esta vez dos cabezazos en el área no fueron gol y el travesaño se lo negó a Altuna y salvó al local, cuando promediaba el primer tiempo.

Central contestó directamente con un gol, Camacho encabezó una contra, y tras una serie de rechazos fallidos la pelota volvió a quedarle entres cuartos al uruguayo que de derecha y desde unos treinta metros marcó el primero del partido para el delirio delas 40 mil almas que colmaron el Gigante.

Al rato Zampedri lo tuvo de cabeza, tras un gran centro a la carrera de Parot, el rebote le quedó a Ruben que no pudo conectar, y sobre el cierre del primer tiempo, el autor gol volvió a probar de afuera pero su remate fue desviado por el arquero. Espíndola le ganó a Bettini y enfrentó a Ledesma, que logró sacar al corner. Parot tuvo el segundo sobre el final, pero es demasiado zurdo y perdió un tiempo para acomodarse. Sin ser mucho más, Central se fue al descanso en ventaja, le costó hasta el gol, pero luego se soltó.

Salió a las segunda mitad dispuesto a liquidar el partido y lo hizo, con justicia, con aplomo, sacando chapa y haciendo bien lo que mejor sabe, agruparse, esperar oportunidades y marcando diferencia, no regalando pelota ni campo de juego.

Los de Forestello no generaron una sola situación de peligro para el arco de Ledesma en toda la segunda etapa, cada intento fue abortado por la férrea defensa Canalla, que sigue sin recibir goles en los tres partidos disputados. Parot, la figura de la cancha desbordó por izquierda, y asistió a Zampedri que sin pararla la mandó al fondo de la red para marcar el segundo.

A pesar de la ventaja Central fue siendo el protagonista y peleó cada pelota como si fuera la última, con varios puntos altos, como Cabezas, Ortigoza y Camacho. El ingresado Lovera tuvo la última, pero su remate se fue por arriba del travesaño.

Bauza consiguió el orden que le faltaba a este equipo, que sin estridencias ni actuaciones contundentes logra superar rivales hasta ahora sin demasiada jerarquía. El domingo irá a Avellaneda a enfrentar a un viejo conocido, el Racing de Coudet, Donatti, Domínguez, y Martínez, que se repone de una lesión será el anfitrión del equipo que hasta aquí marcha puntero e invicto en la Superliga.

Central no es una maravilla, no luce en el juego, no tiene un juego lindo ni lo tendrá, pero es un equipo serio, bien armado, que arriesga poco, y lastima con lo poco que genera. En un fútbol argentino devaluado, un equipo mediocre, casi del montón, se prendió en el pelotón de arriba, y no será presa fácil de cualquiera. No luce, pero rinde, no goleará seguramente, pero difícilmente sea goleado.




 

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF