El Área de Atención Integral de la Mujer del Roque Sáenz Peña cumplió un año de existencia


A partir de la implementación de la modalidad de parto y nacimiento respetado se lograron cambios notables durante el primer año de funcionamiento del Área de Atención Integral de la Mujer en el hospital Roque Sáenz Peña: allí los equipos de trabajo asisten y acompañan permanentemente la elección de las mujeres al momento de parir, respetando la libertad de movimiento, expresiones de las mujeres y la estimulación de la hidratación por vía oral, entre otras cosas.

Durante el primer año de trabajo se realizaron 2.135 partos de los cuales 564 fueron cesáreas. Del total de madres que dieron a luz en el Área de Atención Integral de la Mujer un 71% utilizó algún método no farmacológico (herramientas que se implementan para la relajación durante el trabajo de parto); en este aspecto, un 60% de las madres utilizó la ducha para relajarse, un 58% utilizó el baño de inmersión, 30% masajes, 21% pelota para esferodinamia, un 16% eligió parir sentada en el banco de parto, 15% usó telas y un 4% decidió ambientar el lugar con música adecuada.

Además, es para destacar que 80 nacimientos se realizaron bajo el agua, donde los trabajos de parto y parto se desarrollaron por completo en las bañeras de las salas TPR (Trabajo de Parto, Parto y Recuperación). Mediante esta metodología de trabajo la colocación de oxitocina (hormona para estimular las contracciones) se redujo de un 78 a un 23%.

Pero además disminuyó la rotura artificial de las membranas ovulares (rotura de bolsa) de un 82 a un 20%, las episiotomías (corte que se realiza en la vulva para prevenir desgarros) pasaron de un 25 a un 4%, y se redujo la colocación de sueros intravenosos de un 80 a un 35%. Mientras que las prácticas de la ligadura de cordón oportuno se dan en un ciento por ciento.

En este sentido es importante destacar que en el marco de esta práctica se pone inmediatamente al bebé en contacto piel a piel con su mamá, unidos por el cordón, esperando los tiempos necesarios para realizar la ligadura.

"Desde hace un año en Rosario se nace diferente. Estamos tremendamente orgullosos de poder haber puesto en funcionamiento una maternidad que está a la altura de las mejores del continente, y lo hicimos acá, en Rosario y desde el Estado. Ver la felicidad de cada una de las mamás de poder elegir la forma de parir, de tener ese contacto piel con piel en los primeros minutos y la satisfacción que tienen por la atención del Roque es un gran impulso para seguir confiando en nuestra política de salud. Porque estamos convencidos que el Estado está para eso, para garantizar una mejor calidad de vida, para estar al lado de quienes más lo necesitan y darles la posibilidad de traer una vida con las mejores condiciones", resaltó la intendenta Mónica Fein.

Por su parte, Matías Vidal, director del Hospital Roque Sáenz Peña, detacó: “El respetar los tiempos de la mujer y el no uso de fármacos que estimulen las contracciones del útero hacen que el bebé nazca en un mejor estado, preparado para estar adecuado a la transición del nacimiento. Esto evita el estrés respiratorio, al punto que este año prácticamente no se registraron ingresos a neonatología por problemas respiratorios al nacer”.

El contacto piel a piel entre la madre y el bebé favorece la transición cardiorrespiratoria, el neurodesarrollo, la regulación de la temperatura, previene la muerte súbita y la lactancia materna. En este sentido, tras el nacimiento los profesionales demoran durante unas dos horas aproximadamente todas las prácticas rutinarias que se realizan al momento del parto, como talla, peso, vacuna, entre otras, para respetar el íntimo momento del contacto piel a piel madre e hija/o.

El nuevo sector, que comenzó a funcionar el 24 de julio del 2017, tiene una capacidad de internación de 24 camas en maternidad, 12 nuevas incubadoras en el sector de neonatología, 4 salas de Trabajo de Parto, Parto y Recuperación (TPR) y 2 quirófanos, entre otras tantas cosas. El Hospital Roque Sáenz Peña es referente en prácticas de parto respetado, en su nuevo sector las mujeres pueden adecuar el lugar a sus necesidades y deseos de parir.

En este sentido, la mujer espera a su bebé en flamantes e innovadoras salas TPR donde, como su nombre lo indica, realizarán el trabajo de preparto, el parto, para luego del nacimiento continuar con su recuperación con su bebé, acompañadas por sus afectos y preservando de esta manera la intimidad y la privacidad en familia. Es importante destacar que la mamá, si lo prefiere, puede estar acompañada por un familiar que elija durante la cesárea. Además, la mamá o el papá pueden permanecer en la sala de neonatología acompañando a sus bebés con ingreso irrestricto.



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF