A Bauza le llegó la hora de cambiar


El duro choque con la realidad en Avellaneda obligará al Patón a replantearse el armado del equipo. Seguramente si a priori si se le decía al entrenador y al propio hincha de Central que disputadas cuatro fechas de la Superliga iba a estar segundo, a un punto del puntero, lo firmaba con  las dos manos, sin embargo desde los futbolístico el balance no es tan bueno.

Si bien es cierto que se ganaron tres partidos y se perdió uno, nunca se jugó bien. Equipo que gana no se toca, y Bauza cumplió, puso la misma formación en los cuatro partidos, sin embargo, hay producciones que no justifican su inclusión en el primer equipo. Carrizo y Ruben son los más cuestionados, sus producciones distan de las de su mejor nivel.

El Pachi no pesa en la cancha, nada quedó de aquel media punta que volvía locos marcadores por la izquierda de ataque, cada vez que toca la pelota retrocede, no encara nunca y la mayoría de la veces la termina perdiendo. Si bien Andrés Lioi demostró no estar todavía maduro para ser su reemplazo ideal, la vuelta al banco de Fernández abre una alternativa, quizás podría cambiar a Camacho de punta, para darle más juego y marca a la mitad de la cancha.

El capitán auriazul dudó mucho de quedarse en Arroyito, finalmente lo hizo ante la falta de ofertas, pero su nivel no es el de siempre, pelea cada pelota, está siempre dispuesto a correr en ppos de la recuperación de la pelota, pero el arco le queda muy lejos, y cuando tiene oportunidades, la mayoría muy forzadas, las dilapida. El Chaco Herrera cumplió cada vez que ingresó y podría suplirlo con solvencia.

Gil no era el volante de contención que el Patón quería, por eso trajo a Arsmendi, la opción D entre su apuntados. El Colo se ganó un lugar gracias a su pegada, pero a la hora de marcar no llega a cubrir los huecos que deja Ortigoza, que es un jugador a la hora de distribuir la pelota y otro para recuperar, su mayor déficit, donde edad y kilos le juegan en contra.

Abajo la tendencia de Parot a cerrarse y abandonar la punta izquierda es una ventaja que el elenco de Bauza no puede seguir dando. Su callejón es una invitación para desde allí abastecer a cualquier delantero rival. Si bien el chileno tiene buen ir y se muestra hábil con la pelota en los pies, a la hora de marcar deja mucho espacio.

Central está para pelear de la mitad para arriba, pero nada más. Le ganará a equipos inferiores, pero perderá con los animadores del torneo. El plantel flaco del equipo de Bauza no da para grandes retoques, deberán crecer los pibes, Lovera es una gran promesa, pero su gambeta debe ser en otro sector de la cancha, ayer un error suyo provocó el segundo de Racing.

Bauza deberá analizar por primera vez cambios para potenciar rendimientos. No tiene demasiadas opciones, pero está a tiempo de probar, el buen arranque le da margen para buscar opciones, siempre se caracterizó por sacar agua de las piedras, y esta no será la excepción.





Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF