Acusan a Theresa May de intentar tirar por la borda el resultado del referéndum


El exministro británico de Exteriores Boris Johnson se ha presentado este martes como el abanderado de la total desconexión de Bruselas al renovar sus ataques al plan del Brexit de Theresa May, que calificó de “engaño”, porque no le permitirá al Reino Unido recuperar “el control de sus asuntos”.

Como si fuera una estrella de cine y sin abandonar su fama de bufón, Johnson congregó a cientos de personas en un evento paralelo al congreso anual del Partido Conservador británico reunido hasta mañana en la ciudad inglesa de Birmingham, donde el tema del Brexit ha sido la línea central de los debates.

El político, que fue alcalde de Londres, dimitió el pasado julio como titular del Foreign Office por su descontento con el plan de ruptura con la UE que la primera ministra, Theresa May, había consensuado con sus ministros y que propone un mercado común de bienes británico-comunitario con equivalencia regulatoria.

Para Johnson, con claras aspiraciones a liderar el Partido Conservador, ese plan tira por la borda el resultado del referéndum en el que los británicos votaron a favor de salir de la UE después de más de 40 años de participación. Siempre con sentido del humor, Johnson se llevó continuos aplausos de sus seguidores, entre ellos el exministro del Brexit David Davis, al explicar que aceptar el “plan de Chequers” de May implicará que el Reino Unido esté ligado permanentemente al bloque europeo. “Chequers es un escándalo constitucional. No es pragmático, no es un compromiso. Es peligroso y política y económicamente inestable”, dijo Johnson en una sala con capacidad para mil personas. “Compañeros conservadores, esto no es democracia. No es lo que votamos. Es un escándalo constitucional. No es una recuperación del control, es perder el control. Lo saben en Bruselas”, afirmó el político tory, quien aseguró que el Reino Unido tiene posibilidades de llegar a acuerdos comerciales con países fuera de la UE. La presencia de Johnson en el congreso, al que asistió solo para pronunciar este discurso, ha puesto otra vez de manifiesto las profundas divisiones en el partido tory, entre los seguidores euroescépticos de Johnson y los más proeuropeos, como el titular de Economía, Philip Hammond.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF