Central venció 2 a 1 a Newell's y está en la semifinal de la Copa Argentina


Por los cuartos de final de la Copa Argentina, Rosario Central venció a Newell's Old Boys por 2 a 1 en el clásico rosarino disputado sin público en la cancha de Arsenal de Sarandí. Los goles auriazules fueron señalados por sus dos delanteros, Herrera y Zampedri, en tanto para el rojinegro descontó Torres. Fueron expulsados Paredes, Bernardello y Carrizo. El próximo rival será Temperley, que ayer venció por penales a San Lorenzo y se enfrentarían el 14 de noviembre.

El primer tiempo arrancó con dominio territorial de Central, que hasta los 15' de la primera etapa manejó la pelota, sin crear peligro para el arco de Aguerre. Newell's estaba replegado, esperaba atrás sin poder hacerse del balón.

Pasado ese lapso inicial, La Lepra comenzó a jugar mejor, le ganó las espaldas a Ortigoza, y comenzó a preocupar por derecha, donde Nadalín y Amoroso le hacían el dos uno a Parot, ante el lento retroceso de Carrizo. Desde allí llegaron dos centros atrás, sin que ningún jugador rojinegro marcara presencia de área. La más clara de la primera mitad la tuvo Leal, que no llegó a conectar un buen centro desde la derecha, el luso prefirió intentar cabecear, cuando el manual exigía estirarse con los pies.

Herrera y Zampedri quedaron demasiado aislados, casi a treinta metros de la línea de volantes, y por eso el Canalla no tenía juego. Se fueron a los vestuarios sin tantos exhibiendo un fútbol de bajo vuelo, reflejo fiel de su presente en la Superliga. La primera etapa se jugó bien lejos de las áreas.

En el segundo, Central salió con mayor decisión y comenzó a meter presión alta, ganando terreno y faltas. La pelota parada siempre fue el principal argumento del equipo de Bauza, y esta no podía ser la excepción. Tras un córner ejecutado por Gil, Herrera metió el taco y venció a Aguerre para poner el 1 a 0. El Chaqueño sacudió el palo izquierdo de Aguerre tras sacarse dos hombres de encima, pudo ser el segundo, pero caño dijo no.

El gol le dolió a Newell's, que se desorientó, y si le había costado generar fútbol hasta allí la cosa se le ponía cuesta arriba. Al rato nomás, Zampedri marcó el segundo, tras dominar con zurda y rematar con derecha esquinado, ante la volada estéril de Aguerre.

Después vinieron las expulsiones, ambos se quedaron con diez y después Newell's con nueve, luego que Bernardello lanzara una inexplicable patada desde el piso, de pura calentura. Ledesma le sacó un remate a Fértoli esquinado, con destino de gol. Joaquín Torres que había ingresado se desgarró a los cinco minutos de ingresar, pero eso no le impidió marcar el descuento, cuando ya se jugaba el tercer minuto de tiempo recuperado, nada más que para decorar el resultado final.

El elenco de Bauza se quedó con una victoria justa, ante un rival que no encontró los caminos para lastimarlo, y sólo lo logró con el tiro del final. Con poco fútbol, pero manejando su libreto a la perfección, mostrando solidez defensiva, y aprovechando sus oportunidades, Central renovó el sueño de una Copa que le ha sido siempre esquiva, pero va por otra oportunidad.









 

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF