Macron llamó al diálogo ante incesantes protestas por aumentos de combustibles

El presidente francés, Emmanuel Macron, abogó ayer por el "diálogo" para poner fin al movimiento de protesta de los "chalecos amarillos" contra la subida del precio de los carburantes y el coste de la vida. "El gobierno está actualmente confrontado a protestas. Se puede salir por el diálogo, por la explicación, por la capacidad de encontrar a la vez el buen ritmo y las soluciones de terreno", declaró.


Sin referirse directamente a los "chalecos amarillos" que llevan a cabo operaciones de bloqueo desde el sábado, Macron consideró "normal" que haya protestas porque "las cosas no se hacen espontáneamente". La transición ecológica "supone cambiar las costumbres, nunca es fácil", agregó subrayando que "colectivamente es necesario tener un espíritu de responsabilidad".

El presidente francés explicó que la estrategia del gobierno era "por un lado gravar más las energías fósiles y, por otro, asistir a los más modestos".

Antes, el ministro del Interior, Christophe Castaner, había lamentando la "radicalización" de estas manifestaciones y "un número muy, muy grande de heridos".

Un motociclista, herido el lunes en el sureste en una colisión con una camioneta que maniobraba para evitar un bloqueo, murió este martes. Desde el inicio del movimiento la semana pasada, las manifestaciones han dejado dos muertos y 530 heridos, de los cuales 17 de gravedad.

El movimiento de los "chalecos amarillos" nació en oposición al alza del precio de los combustibles en Francia pero ahora ha adoptado reivindicaciones más globales, como el rechazo a la pérdida del poder adquisitivo.

"Ganaremos con coherencia, constancia y determinación", dijo por su parte el primer ministro Edouard Philippe a los diputados del partido presidencial, La República en Marcha, según participantes que estuvieron en este encuentro.

Varias carreteras y peajes continuaron bloqueados el martes en varias regiones del país, particularmente en la autopista que conecta París con Burdeos, en el suroeste. Las manifestaciones se tomaron también la Reunión, una isla francesa en el Océano Indico, donde las autoridades decretaron un toque de queda parcial tras una nueva noche de violencia.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF