Trump: "Los demócratas quieren imponer el socialismo en Estados Unidos"


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despliega toda su artillería pesada, de cara a las elecciones legislativas de este martes, buen conocedor de que esta estrategia le funciona con su electorado, al que ha sabido movilizar mejor que los demócratas en unos comicios que tradicionalmente apenas atraen la atención de los votantes.

"Quieren imponer el socialismo en Estados Unidos", dijo Trump en Montana contra los demócratas. "Quieren borrar las fronteras y dar más derechos a los clandestinos que a los ciudadanos estadounidenses. Traerán el tráfico de drogas y de seres humanos", prosiguió el mandatario, en clara referencia al controvertido tema de la política migratoria, el cual siempre le ha funcionado para llamar la atención de sus fieles.

"El socialismo no ha sido muy bueno con Venezuela. ¿Diríais que ha estado bien? Hace 20 años Venezuela era el país más rico en esa parte del mundo. Hoy no pueden comprar ni una hogaza de pan. Eso es el socialismo", hizo hincapié el presidente con una advertencia que siempre ha funcionado a los republicanos cuando la han usado para atacar a los demócratas.

Así ocurrió cuando los republicanos se movilizaron contra la reforma sanitaria del ex presidente Barack Obama, cuya aprobación in extremis en marzo de 2010 costó al partido demócrata la mayoría aquel año en la Cámara de Representantes.

Asimismo, ya lo intentó utilizar antes el fallecido senador de Arizona, John McCain, cuando se presentó a las elecciones presidenciales de 2008, que le enfrentaron al entonces senador de Illinois, Barack Obama. De una forma casi pudorosa, McCain acusó a Obama de "socialista".

Entonces, la reportera de la CNN Dana Bash, encargada de seguir al conservador, ni siquiera se atrevía a pronunciar este vocablo. "La palabra que empieza por S", se llegó a decir en la cadena sobre las acusaciones de McCain, el cual sabía también cómo alborotar a su electorado.

Respecto a los demócratas, estos siguen planteándose si tienen que bajarse al lodo para pelear con el líder de Estados Unidos o mirarle con desdén desde arriba mientras el republicano les gana las elecciones. Guste Trump o no, éste ha cambiado la retórica en una arena política para la que los demócratas todavía no encuentran un digno contrincante.

Así, por ejemplo, Bob Harley, votante demócrata, reconoce a EL MUNDO: "Necesitamos candidatos nuevos. Nancy Pelosi tiene mi edad. Y yo ya tengo 78 años", indica sobre la que será la portavoz de la Cámara de Representantes en caso de que los demócratas recuperen la Cámara.

"Sin embargo, no quiero que los demócratas falten el respeto al resto como hace Trump. No quiero al gobernador de Nueva York Andrew Cuomo", asegura de este político conocido por sus tácticas agresivas, una de las opciones para plantar cara al presidente estadounidense.

En la actualidad, están surgiendo diferentes nombres, como el ex vicepresidente con Obama, Joe Biden, o incluso la posibilidad de que Hillary Clinton lo vuelva a intentar. También, destaca el senador de Vermont Bernie Sanders, que ya perdió contra Clinton en las primarias de 2016, pero que con su candidatura puso de manifiesto los problemas del Partido Demócrata que entonces no se quisieron afrontar. Sólo fue un anticipo del desastre contra Trump.

Por último, se valora a Elizabeth Warren, senadora de Massachusetts, que protagonizó una polémica con Trump cuando éste la llamó Pocahontas por su supuesta ascendencia cherokee; la senadora de California, Kamala D. Harris; el senador de Nueva Jersey, Cory Booker; o la senadora de Nueva York, Kirsten Gillibrand.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF