Algunos productos de los "Precios Cuidados" duplicaron su valor en un año


En los primeros días del 2019, el Gobierno presentó la actualización del programa de Precios Cuidados con unos 124 artículos nuevos en 2500 puntos de venta. Un relevamiento mostró que los precios subieron hasta un 212% cuando varios fueron reemplazados por segundas marcas.

Debido a una diferencia anual de más de 40 puntos entre Precios Cuidados y el Índice de Precios al Consumidor, empresas productoras de servicios como bebidas, alimentos y productos de limpieza decidieron bajarse del programa.

A comparación del programa anterior, de 2018, solo 6 de los 22 productos que se encontraban anteriormente se mantuvieron. Los otros productos fueron sustituidos por productos de similar calidad pero de otras marcas.

Los precios promedio de la canasta aumentaron por debajo de la inflación proyectada. Hubo 20 de subas de hasta 212% y dos bajas como un paquete de toallas femeninas marca Ladysoft y el paquete de galletitas de agua por 110 gramos.

Por ejemplo, si se pagó un kilo de harina 000 a $8, ahora cuesta $22,7. Esto equivale a un aumento del 185% más en un año.

En la actualización de la lista hay 22 artículos con 6 equivalentes y 16 sustitutos, registrándose un incremento promedio de 61% comparado con el mismo mes del año pasado. Otro de los artículos que subió por encima de la inflación anual, fue el aceite de girasol.

En la nueva lista hay un sustituto de segunda marca, quien pagó $29,50 en enero del año pasado hoy paga $52,59. Un aumento del 79%. El jabón líquido a $53,55 en supermercados en 2018, ahora se consigue por $101,75.

El aumento es del 90% y el postre shimy, pasó de $9,30 a $29 y fue el que más subió con un promedio del 212%.

Otro de los alimentos que aumentó por debajo de la inflación prevista para 2018, se encuentra el pan de mesa Lactal con un aumento del 45%. El poteo de dulce de leche muestra una diferencia del 29% y el paquete de arroz se paga un 44% a $17,84.

Ante este panorama de suba, empresas han dicho que el programa de Precios Cuidados no es un negocio rentable para las marcas. “Cuando entré a Precios Cuidados en marzo de 2016, noté un repunte de ventas a los dos meses. Pero a medida que la inflación fue aumentando y mis productos tenían que mantener los precios congelados se licuó la ganancia inicial medida en volumen.

Ahí entendí que el plan es bueno porque es federal y tiene difusión, pero que no es negocio”, explicó un empresario bonaerense. Durante el 2018, el programa se actualizó en tres etapas: 1,76% promedio para el período enero a mayo del año pasado; 2,34% registrado entre mayo y septiembre de ese mismo año; y otro 3,1% entre septiembre último y la primera semana de 2019.

Los precios están por encima del promedio porque las empresas pueden entrar y salir del programa una vez terminado el ciclo en que deben mantener los precios y el Gobierno no exige a empresas un nivel de ajuste determinado en las negociaciones.

Un empresario reconoció como incluye a sus productos: “La única forma de no perder contra la inflación es sumar un artículo que no haya estado antes en esa lista, por lo que no hay precio de referencia. Eso me permite ajustar los precios de esos alimentos puntuales en el lapso en el que me quedo afuera. La clave está en volver con presentaciones o marcas nuevas”.

"A veces la demanda de un artículo es mayor a la esperada por su fabricante, que se queda sin stock y no tiene mercadería para cumplir con el abastecimiento. Si las cadenas no hacen una “alerta temprana” ante Comercio, los inspectores pueden aplicar multas por incumplir con las condiciones del programa”, cuenta el gerente general de una cadena de supermercados con distribución nacional.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF