Gil tendrá su oportunidad de adueñarse del mediocampo canalla


El Colo Gil no comenzó de la mejor manera el 2019. Tras consagrarse campeón de la Copa Argentina con Rosario Central, en el duelo ante Gimnasia en Mendoza, salió lesionado de aquella final, en la que incluso comete un error que pudo costar muy caro. Sin embargo, lejos de ser un mal recuerdo, aquella noche se convirtió en uno de sus mayores logros futbolísticos.

El fútbol suele tener sinsabores y no es un deporte donde predomine la justicia. Gil llegó con lo justo al encuentro decisivo, es más, lo jugó lesionado, pero sus ganas pudieron más y no se lo quiso perder. Aquel riesgo casi costó caro, pero la historia quedó de este lado.

La lesión hizo que no realizara la pretemporada a la par de sus compañeros, y llegó relegado a la hora de inicio del campeonato. Para colmo de males, el refuerzo que llegó en su puesto, su otrora rival, Fabián Rinaudo arrancó como titular, haciendo dupla con Néstor Ortigoza, el jugador fetiche del Patón.

"El gordo" se hizo expulsar infantilmente el sábado en el juego ante el Globo y se perderá al menos dos partidos, si tiene suerte, la reiteración de expulsiones le juega en contra y llevar la cinta de capitán también. Se perderá al menos el encuentro con Aldosivi y el clásico, y Gil podrá volver a la titularidad.

Incluso el Colo manifestó sus deseos de irse de Central tras ser relegado de los once titulares, cuestión que le costó hasta un entredicho con la dirigencia la semana pasada, que intentarán superar en estos días. El vicepresidente Carloni dijo que "el Colo es muy importante para nosotros y queremos que se quede", sería deseable que se superen los inconvenientes y Gil vuelva a ser ese jugador importante para el plantel, aquel de las asistencias de gol, el dueño de las pelotas paradas, el compañero ideal del otro cinco. 

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF