El Gobierno paga un alto costo de sostener ficticiamente el dólar electoral


El economista Orlando Ferreres aseguró esta semana que “el dólar debería estar 54 pesos”. Y advirtió: “Si se pretende mantener el dólar estable a este valor actual por mucho tiempo estaremos complicados”. A su criterio esta "paz cambiaria" afectará seriamente las exportaciones y la balanza comercial.

Los 54 pesos por dólar surgen de un cálculo que consiste en tomar el tipo de cambio de 2008 (año base) y ajustarlo por el índice de Precios al Consumidor del Indec, restándole luego la inflación anual de los Estados Unidos, que es del 2%.

Sostener el dólar e impedir que la inflación se dispare con la política monetaria actual tiene un costo de entre 500.000 y 600.000 millones de pesos en doce meses. Además, entre mayo, junio y lo que va de julio ya se vendieron 3.500 millones de dólares del préstamos del Fondo Monetario para evitar que el precio del billete suba con fuerza.

Eso es lo que hasta octubre se pagará a los bancos en concepto de intereses de las Letras de Liquidez, herramienta con la que el Banco Central absorbe pesos de las calles para enfriar los precios. Después está el costo social, que es imposible de dimensionar con claridad.

El hecho de que el dólar esté calmo no es nocivo en tanto y en cuanto esto se dé porque la economía genera las divisas suficientes para que los billetes no escaseen. En este escenario, con inflación del 56% anual, contenerlo genera atraso cambiario.

Pero el Gobierno está decidido a evitar cualquier sobresalto con el dólar al menos hasta asegurar una victoria en las urnas. Por ello, una nueva devaluación tras las elecciones es casi un hecho, gane quien gane.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF