Persiste la polémica por construcciones no autorizadas


La concejala Fernanda Gigliani se refirió a la situación y dijo que en primera instancia hay que respetar el Código Urbano, pero también hay que preguntarse qué sucede con un estado municipal que emite el permiso de edificación y después “se desliga” hasta que el constructor viene a solicitar el final de obra.

En ese sentido la edil de Iniciativa Popular lamentó que muchas veces no se pueda volver atrás ya que muchos de los departamentos se encuentran ocupados y que fueron vendidos de buena fe y por lo tanto si no tienen el final de obra no pueden acceder a la escritura. Por lo que explicó que este caso no dista mucho de otros y de las excepciones que se hacen regularmente en el Concejo Municipal.

“La generalidad de los constructores respetan la normativa, pero hay algunos que son los de siempre, son trasgresores seriales. Lo que se debe hacer es aplicar la norma vigente”, señaló.

La norma tiene entre sus requisitos para resolver este tipo de situaciones, la sanción mediante el pago de una multa, el aprovechamiento de los metros cuadrados construidos sin permiso o como medida más drástica la demolición.

“Cuando hablo de demolición les ofusca y les molesta, la verdad es que hay que empezar a ser disciplinadores, por que a algunos la aplicación de multas no les genera nada”, indicó.

Asimismo aclaró que cuando se habla del código Urbano no solo es por quienes construyen sino también por los vecinos y el modelo de ciudad que se pretende tener. “Algunos creen que se puede hacer lo que quieran y yo no estoy de acuerdo con eso”.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF