Prepagas pierden afiliados que se vuelcan a la salud pública


Durante el año, las empresas de medicina prepagas no se quedaron atrás y aumentaron el valor de sus cuotas un 36%. En contrapartida perdieron casi 200.000 afiliados que, es entendible, ya no pueden hacer frente al costo. La Encuesta de Actividad Económica de la Salud Privada (EAES) reveló que entre enero y agosto de 2019 se redujo un 12% del total, al pasar de un millón y medio de afiliados a 1.320.000.

Desde la ONG consideraron que eso se debe al "explosivo cóctel de recesión, inflación, pérdida de empleo, suba del dólar y aumento de alquileres".

Para darnos una idea de los costos, hoy es prácticamente imposible pagar menos de 45 mil pesos en una obra social de primera línea para una familia tipo, conformada por un matrimonio con dos hijos. Esa suma es más que un sueldo promedio y está bastante lejos de lo que cobran la mayoría de los trabajadores en blanco y en relación de dependencia.

La información concuerda con datos de la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación y afirmó que "en el Conurbano hay 100 mil afiliados menos y los puntos con mayor merma fueron Pilar (28.500), San Isidro (22.200) y Quilmes (18.500)".

Mientras que en la Ciudad de Buenos Aires, los barrios donde más se concentraron las 80 mil desafiliaciones "fueron Belgrano (14.550), Barrio Norte (13.100) y Núñez (12.500)". A raíz de esta "fuga" de afiliados, dichas empresas empezaron a implementar planes "low cost": Coberturas parciales, por lo que las cuotas son más económicas.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF