Se realizó el primer debate presidencial, en la ciudad Santa Fe


El primer debate presidencial que marca la ley tuvo lugar hoy en el Paraninfo de la Universidad Nacional del Litoral. Los seis candidatos presidenciales expusieron sus principales ideas, se chicanearon, se prestaron a dar y recibir sin tapujos. Fernández se mostró más cercano a Lavagna, mientras Macri lo hizo con Espert y Gómez Centurión. Del Caño criticó a Macri y también al candidato del Frente de Todos.

Sin cruces reales en cada tema, muy apegados a un libreto preestablecido, con ejes temáticos con escaso tiempo para el desarrollo, los candidatos debatieron por espacio de casi dos horas, cada uno se mantuvo en sus convicciones, sin salirse del plan preestablecido.

El aborto fue uno de los principales ejes de discusión entre los candidatos, la economía y Venezuela, donde la mayoría de los disertantes intentó acorralar a Fernández que no eludió el tema. Espert llegó a plantear el arancelamiento universitario, Macri dijo que dos de cada tres pesos que se pidieron de deuda fueron para pagar deuda heredada del Gobierno anterior y chicaneó con que Kicillof instalaría en las escuelas enseñanza narco, admitiendo sin quererlo que se impondrá sobre su candidata, María Eugenia Vidal en las elecciones bonaerenses. 

Fernández asumió el protagonismo de entrada, con definiciones contundentes y un discurso agresivo hacia la gestión de Macri, a quien acusó en repetidas ocasiones de mentir y de desconocer la realidad. Se le notó la experiencia política, la capacidad discursiva.

El presidente se mostró seguro de lo que decía, claro, aunque tuvo algún desliz, como cuando definió que el Pami, una obra social, era una “empresa del Estado”. Intentó explicar la crisis desde una historia de décadas y no de los cuatro años de su gestión. Y se plantó como un referente moderado, aunque la agresividad de Fernández en algún momento lo sacó de ese lugar.




Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF