El socialismo se apresta a condicionarle la gobernabilidad a Perotti


Esta semana habrá tres sesiones en la Cámara de Diputados de la provincia, algo inédito e inaudito en todo el período constitucional en Santa Fe. El socialismo recurrirá a esta estrategia, al borde de lo reglamentario para darle ingreso y aprobación en tiempo express y a libro cerrado al proyecto de Presupuesto que viene con media sanción del Senado.

El presidente de la cámara baja, Antonio Bonfatti convocó a tres sesiones esta semana para lograr el objetivo de imponer un presupuesto acotado a la próxima administración y atar de pies y manos al futuro gobierno provincial. El gobernador electo, Omar Perotti había pedido que sean sus equipos técnicos quienes elaboren la ley de leyes pero algo se rompió en los equipos de la transición y todo quedó en la nada.

Como establece la ley vigente, el gobernador saliente, Miguel Lifschitz envió el proyecto a la Legislatura, ingresó por el Senado, que en tiempo récord y a libro cerrado aprobó la norma con anuencia de seis senadores peronistas, encabezados por Armando Traferri, que se enemistó con Perotti en medio de la transición y le asestó un duro golpe al futuro gobernador.

Las consecuencias para la provincia podrían ser muy graves de aprobarse la norma, tal cual vino del Senado. No solo por la ruptura de las relaciones institucionales entre el Legislativo y el Poder Ejecutivo, sino porque Perotti podría no contar con los fondos necesarios para su futura administración, para pagos de salarios, ingresos a planta permanente de contratados, aguinaldos, boleto gratuito a estudiantes y docentes, tal su promesa de campaña, pero tampoco por ejemplo para seguir bancando buena parte de la salud en Rosario.

Así las cosas, es de esperar que se apele a la cordura, que el agua no llegue al río y todo pueda resolverse en el marco de la institucionalidad.  Desde el mismo día que perdió la elección a manos del peronismo, el partido de la rosa empezó a obrar como oposición, con la idea fija de regresar al poder a la mayor brevedad posible.

Cierto es que en el medio hay cuatro años, en los cuales los santafesinos deberemos soportar un comando bicéfalo de los destinos de la provincia con consecuencias aún no merituadas. El progresismo santafesino se vistió guerra, se pintó la cara y se dispone a enfrentar a los "invasores", que tras doce años de gobierno los despojaron de aquello que anhelaron por más de dos décadas, conducir los destinos de la bota santafesina.



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF