En un informe, la UCA ponderó virtudes del Plan Abre


El gobernador Miguel Lifschitz participó esta semana, en Rosario, junto al director del Observatorio de la Deuda Social Argentina, Agustín Salvia, de la presentación del informe que mide el impacto de las políticas sociales del Plan Abre en la provincia.

Se trata de una evaluación realizada desde 2014 por el Observatorio dependiente de la Universidad Católica Argentina (UCA), en el que se abordan diferentes dimensiones y acciones de Plan Abre en cuanto al impacto en infraestructura, educación, salud, y uso del espacio público, entre otros. “El Plan Abre es una política de Estado, y lo debe seguir siendo, porque es un proyecto de integración urbana y social”, señaló Lifschitz.

“Creemos que este proyecto debiera tener escala nacional para los grandes centros urbanos de la Argentina, porque está maduro, y evaluado para ser aplicado a escala país, y profundizar su implicancia en Santa Fe”, expresó el gobernador.

En esa línea, Lifschitz pronosticó que, si se “vincula un proceso virtuoso de crecimiento de la economía, generación de empleo, e inclusión social, y al mismo tiempo profundizar políticas de estas cateréticas, se puede pensar, en un tiempo prudencial, en llegar al objetivo de eliminar la pobreza o llevarla a cifras mínimas”.

En ese sentido, Salvia felicitó al gobernador “por la responsabilidad y voluntad política de llevar adelante un proyecto de esta naturaleza”, y agregó que la propuesta “no es solo un plan de mejoramiento del barrio, no apunta solo a mejorar las condiciones materiales, sino también psicológicas, social, y de seguridad, donde la gente es parte de un barrio que mejora”.

También destacó la implementación del programa Abre Familia –que llega de manera directa a cada casa-, y marcó que el Plan Abre ha significado un “cambio cultural”, que “deja de lado las viejas formas de hacer política social”.



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF