La presidencia del Concejo será materia de disputa


Pasadas les elecciones nacionales, con todos los casilleros de los resultados puestos, con el gabinete de Javkin designado, y a poco más de un mes de la renovación de autoridades del Palacio Vasallo, la carrera por la presidencia del Concejo Municipal para el período 2019-2020 ya está en marcha y el resultado está abierto. El actual titular, Alejandro Rosselló arranca en punta, pero podría tener competencia.

Cambiemos, o Juntos por el Cambio seguirá teniendo el bloque mayoritario de concejales, con nueve integrantes, y eso en principio podría darle la derecha a la hora de reclamar la presidencia del cuerpo. Eso si se sigue una de las tendencias mayoritarias que por tradición se estila a la hora de resolver la temática. Pero no es la única.

Otra de las argumentaciones válidas utilizadas ha sido que la poltrona mayor le corresponde a la fuerza política que se impuso a nivel local en las últimas elecciones y allí el Frente Progresista podría tener chances. Sin embargo, hay una tercera posición, y es la mera rosca política, que no se fija en algunas de la bibliotecas utilizadas, y se basa meramente en lo numérico, a sumar voluntades.

El Reglamento Interno del cuerpo legislativo local nada dice al respecto y todas las opciones fueron utilizadas en alguna oportunidad, así las cosas nadie podrá sorprenderse a la hora de argumentar postulaciones, esto se resuelve con votos, y si bien la costumbre es incluso una fuente del derecho, es sólo historia, y la política es presente y votos.

La fragmentación política de Cambiemos que quizás desde el 10 de diciembre podría incluso provocar divisiones de bloque, podría ser un escollo para el presidente, en la medida que no logre convencer ala totalidad de sus pares para que sigan apoyando su postulación a la renovación. Otra que regresa es la ex titular del cuerpo, Daniela León, que probablemente arme bloque propio bajo la tutela de la UCR. El flamante intendente necesitará aliarse con alguien para tener mayoría parlamentaria y esa fuerza puede darle votos, pero ya no dinero.

El que sí tendrá una caja disponible, bastante flaca por cierto según afirma es el peronismo. Por eso Javkin se reunió con Perotti y Fernández, recibirá las arcas municipales en rojo y su administración será absolutamente dependiente de los dineros que la provincia pueda aportar, sobre todo para las áreas de salud, acción social y transporte y alguna ayudita extra por parte de Nación, que ignoró por completo a Rosario tanto en el kirchnerismo como en el macrismo.

Por ahora, con lo que tiene, y a duras penas apenas podrá afrontar salarios. A su vez el PJ sabe que de aliarse con Javkin, quedará incómodamente como socio de un intendente que no lo representa y al que deberá prestarle votos para aprobar cosas, siempre incómodas. El margen de maniobra política se reduce considerablemente y Cambiemos podría quedar en posición de opositor que le redundaría en mayor caudal electoral.

Los casamientos por conveniencia siempre tienen costos políticos. El socialismo siempre acordó con Cambiemos la gobernabilidad, aprobaron juntos los presupuestos, incrementos de tasas y todos aquellos necesarios para la administración, incluso a libro cerrado y sin abrir ni siquiera el debate parlamentario.

El Frente Progresista podría reclamar la presidencia para sí, Rueda ganó con amplitud la últimas elecciones, pero carece de experiencia política y Schmuck, que si la tiene, sería preservada como principal ariete oficialista desde su banca, ya que eventualmente presidiendo no tiene voz en los debates, a menos que decida bajar, algo poco frecuente.

Por el lado del peronismo, Eduardo Toniolli y Norma López se frotan las manos. Ambos tienen larga experiencia parlamentaria y conocen el funcionamiento de memoria. Sin embargo hay que ver que decisión toma el resto del bloque, si decide convertirse en aliado de Javkin para quedarse con la presidencia o sigue lanzando piedras desde la oposición.

Así la cosas, la presidencia del Concejo estará en disputa en los próximos días, habrá que ver que decisión se toma finalmente. Rosselló pica en punta, deberá superar el frente interno y volver a tener la cintura política de aunar voluntades que le permitan continuar por tercer año consecutivo a cargo del legislativo local.       

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF